Portal de noticias

Atacante de París estaba fichado por radicalización

El ataque con cuchillo, el sábado en París, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y que costó la vida a un peatón, fue cometido por un francés de 20 años nacido en Chechenia y que estaba fichado por radicalización.

Según una fuente judicial, el agresor, que fue abatido por disparos de la policía justo después del ataque, es un francés nacido en noviembre de 1997 en Chechenia, pequeña república musulmana de la Federación de Rusia cuya rebelión separatista, cada vez más islamizada, originó dos guerras desde principios de los años 1990.

“Su padre y su madre fueron puestos bajo custodia policial el domingo (por ayer) por la mañana”, declaró a la AFP una fuente judicial. Las fuerzas de seguridad no hallaron “ningún elemento incriminador” durante el registro del domicilio familiar en París, informó una fuente cercana a la investigación.

El joven agresor, identificado como Khamzat Azimov, creció en una familia de refugiados en Estrasburgo (este), en el barrio popular de Elsau donde reside una importante comunidad chechena.

El EI difundió este domingo un video en que un joven, presentado como el autor del ataque, jura fidelidad a la organización yihadista. La policía detuvo ayer en Estrasburgo a un amigo de Khamzat Azimov, nacido también en 1997, según una fuente judicial.

El amigo fue puesto en custodia provisional, según fuente judicial y su casa en Estrasburgo fue revisada. Los policías se llevaron a un hombre esposado, con el rostro cubierto y que llevaba una camiseta donde estaba escrito en inglés “Defender Grozny”, capital de Chechenia, y se veía el dibujo de una kalachnikov. Otro hombre también fue detenido. El autor del ataque del sábado no tenía antecedentes judiciales, pero figuraba en el fichero “S” de los servicios de inteligencia franceses, informaron fuentes cercanas a la investigación sin precisar los motivos.

Este fichero reseña a más de 10.000 personas peligrosas, la mitad de las cuales son islamistas radicales o personas que pueden tener contactos con movimientos terroristas, además de fanáticos de fútbol violentos o miembros de grupos de ultraizquierda o ultraderecha.

Un peatón, de 29 años, murió y otras cuatro personas fueron heridas por este hombre que la emprendió a cuchilladas con los viandantes al grito de “Allahu Akbar” (“Alá es el más grande”), según testigos. Los heridos, entre los que figura un luxemburgués de 34 años, están fuera de peligro, según informó durante la noche el ministro del Interior francés, Gerard Collomb. “Francia paga de nuevo el precio de la sangre pero no cede ni lo más mínimo ante los enemigos de la libertad”, reaccionó el presidente Emmanuel Macron en Twitter.

El primer ministro Edouard Philippe saludó “la excepcional reacción de las fuerzas de policía”, cuya intervención permitió evitar “un balance mayor”.

La agresión tuvo lugar poco antes de las 21 en el céntrico distrito segundo de la capital francesa, cerca de la Òpera Garnier, un barrio turístico repleto de bares, restaurantes y teatros, muy frecuentado los sábados por la noche.

Cerca del emblemático teatro de la Opera, los testigos del ataque relataron escenas de pánico.

“Oímos dos disparos, no sabíamos qué era, vimos a la gente que salía corriendo y salimos corriendo nosotros también”, explicó a la AFP Sébastien, que se encontraba con dos amigos en la terraza de un café abarrotado de público. “Nos cruzamos con alguien que salía de un edificio y que dijo haber visto como el agresor degollaba a alguien. Varias personas se refugiaron en el bar”, agregó su amigo Maxime.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que se trasladó inmediatamente al lugar donde se produjo la agresión, afirmó: “Esta noche, nuestra ciudad ha sido herida”.

Es “un ataque cobarde y bárbaro que no puede reivindicarse por ninguna religión y que condenamos firmemente”, afirmó por su parte la Gran Mezquita de París.

El dirigente checheno, Ramzan Kadírov, aseguró por su parte que el agresor era un tal Hasan Azimov, un joven nacido en Chechenia pero con nacionalidad francesa, y culpó a Francia de su radicalización.

“Sólo nació en Chechenia, pero creció y formó su personalidad, sus opiniones y sus convicciones en la sociedad francesa”, dijo Kadírov.

Este atentado se produjo en un momento en el que Francia está bajo amenaza terrorista. El último ataque mortífero, ocurrido el 23 de marzo en Carcasonne, en el sur del país, llevó a 245 el número de víctimas mortales en atentados perpetrados en suelo francés desde 2015. No es el primer ataque con cuchillo en Francia. Un ataque similar tuvo lugar en Marsella, en el sureste, en octubre de 2017.

Francia forma parte de la coalición militar internacional que interviene en Siria e Irak contra el Estado Islámico.

Diario Popular

También podría gustarte