Portal de noticias

Salah y el Ramadán: ¿puede jugar la final contra el Real Madrid?

El próximo sábado 26 de mayo se jugará en Kiev (Ucrania) la final de la Champions League con Real Madrid y Liverpoolcomo protagonistas y la principal incertidumbre en torno a ese encuentro era la posibilidad de que Mohamed Salah, figura del equipo inglés, no pudiera ser de la partida por estar cumpliendo con la celebración del Ramadán.

El inconveniente es que el egipcio, que acaba de ser reconocido como mejor jugador de la Premier League en la temporada, respeta la tradición musulmana del ayuno desde el amanecer hasta la puesta del sol y, lógicamente, eso afectaría su rendimiento en la alta competencia.

Ante esta situación, surgieron rumores de que él, sus compañeros Sadio Mané y Emre Can y el marroquí Achraf Hakimi -que integra el plantel de Zinedine Zidane- podrían quedar marginados del partido más esperado.

Pero hay una excepción que le permitirá a Salah jugar y al Liverpool mantener vivas sus ilusiones. Según le reveló Sami El Musheawi (encargado de Asuntos Culturales del Centro Cultural Islámico de Madrid) al diario AS, el Ramadán permite que una persona interrumpa el ayuno si viaja a más de 84 kilómetros de su casa.

En ese caso, el goleador de los Reds debería recuperar en la fecha que él mismo decida los días en los que no se atenga a la costumbre religiosa, con la única condición de que sean antes del próximo Ramadán.

“Dado que algunos días del Mundial de Rusia también coinciden con el Ramadán, existe la posibilidad de empezar el ayuno, interrumpirlo los días que fueran necesarios no sólo por el viaje, sino por alta competición, el Mundial, u otras situaciones personales, y recuperar esos días antes del siguiente Ramadán. Cuando ellos quieran, en diciembre, en marzo, siempre que sea antes de la siguiente fecha de ayuno”, explicó El Musheawi.

La tradición contempla además otras excepciones por cuestiones físicas: los enfermos, las mujeres que están amamantando o las embarazadas también pueden adecuar las fechas de su ayuno.

Por la flexibilidad del ritual y por los 2300 kilómetros que separan Liverpool de Kiev, entonces, Jürgen Klopp puede respirar tranquilo. No la tendrá fácil, porque enfrente estará el Real Madrid, pero al menos contará con sus mejores futbolistas para ir por el máximo objetivo europeo.

Diario Popular

También podría gustarte