El arquero del Liverpool había sufrido una conmoción cerebral

El arquero de Liverpool, Loris Karius, se sometió a una resonancia magnética en los Estados Unidos para determinar la gravedad y secuelas del codazo que le propinó el defensor del Real Madrid, Sergio Ramos, durante la final de la Champions League jugada en el Estadio Olímpico de Kiev el 26 de mayo pasado.

Minutos después de aquel golpe Karius le “regaló” de una manera increíble un gol al delantero del Real, Karim Benzema tras una pésima salida. Ya sobre el final del partido, y cuando el Liverpool buscaba el empate para forzar el alargue del partido Karius cometió otro grosero error. No pudo contener un disparo de larga distancia de Gareth Bale y terminó así por sellar la suerte del equipo inglés y consagrar por tercer año consecutivo a los madrileños como los mejores de Europa.

El Hospital General de Massachusetts informó este lunes que Karius se sometió a un examen físico el 31 de mayo pasado que determinó que el fuerte golpe que le propinó Ramos le causó una conmoción cerebral.

Según informó ese centro médico a través de un comunicado, al momento de los estudios médicos Karius seguía mostrando “síntomas residuales y signos objetivos de una disfunción en la visión periférica que con seguridad sobrevino inmediatamente después del golpe y se mantuvo de manera persistente”.

El informe, firmado por el Dr. Ross Zafonte, jefe de Medicina Física y Rehabilitación de ese centro, advirtió además que “es posible que ese déficit haya afectado su performance”.

Crónica

También podría gustarte