Portal de noticias

Cae el consumo en restaurantes y bares

La recesión golpea fuerte en el rubro gastronómico. El consumo en los restoranes y bares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cayó el 5% en mayo frente al mes de abril y ya acumula 18 meses seguidos de retroceso. El presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés, Camilo Suárez, le señaló a Crónica que “las ventas en restoranes y bares cayeron el 5 por ciento en mayo en relación al mes de abril. Tenemos un enfriamiento del consumo desde hace 18 meses”.

En este sentido, el directivo apuntó que “le pedimos al gobierno, en especial al Ministerio de Energía, una reducción de las tarifas pero la respuesta fue negativa. Por ahora no hay despidos porque es muy difícil dejar de lado a personal calificado, pero no se reemplazan las jubilaciones”.

Suárez criticó que el 42% de un ticket de venta es solamente la carga impositiva. A diferencia de otros años, en que se retraía el consumo en pequeños emprendimientos, en esta ocasión la crisis afecta a los locales tradicionales y con muchos años en este negocio. “Los bares y restoranes están en emergencia. No estamos en situación de hacer frente a los mayores costos, y si a eso le sumamos una caída brutal del consumo, el panorama es muy difícil”, agregó el titular de la entidad.

En Santa Fe, por ejemplo, los comerciantes tienen la posibilidad de evidenciar la caída en las ventas a través del denominado ticket promedio. En la actualidad, éste disminuyó y este martes los números arrojan que el ticket promedio ronde los $110 a $120, una cifra muy baja si se trata especialmente de un lugar de comidas.

Puerto Madero

Aunque resulte llamativo, la obra del metrobús del Bajo está afectando las ventas en el barrio de Puerto Madero, donde se están verificando algunas caídas de consumo superiores al promedio del 5%. La preocupación radica en que no hay lugares para el estacionamiento de vehículos y las posibilidades de almorzar o cenar se han reducido notablemente, expresó Suárez. Lo peor para los empresarios es que la obra se extenderá hasta fines de 2019.

Los empresarios señalaron hace meses que mientras en 2011 la rentabilidad era de 15%, en la actualidad no supera el 2%. “Para sostener el negocio el dueño tiene que poner plata todos los meses y como el costo del cierre es muy alto muchos empresarios intentan estirar la agonía lo máximo posible”, expresaron otras fuentes del sector comercial.

Crónica