Portal de noticias

En Concordia, un preso consiguió permiso para ir a jugar al fútbol dos veces por semana

Kevin Rodrigo Berguñán tiene 18 años y cuatro causas en su haber, todas vinculadas al robo agravado o al hurto. En uno de los hechos habría actuado con un arma de fuego y en otro robó un auto. Sin embargo, pese a tener prisión domiciliaria, consiguió permiso para salir de la cárcel para jugar al fútbol dos veces por semana.

La orden la dictó la jueza María del Luján Giorgio, quien accedió a un pedido del abogado defensor del detenido, que espera a ser juzgado por la seguidilla de delitos. Al enterarse los vecinos del barrio Benito Legerén, de Concordia, Entre Ríos, estallaron de bronca y manifestaron su descontento en las redes sociales.

Lo cierto es que los martes y jueves la policía monta un operativo de seguridad para trasladar al detenido hasta el Club de Pesca a unos 13 kilómetros de su casa. Pero allí no termina todo. La responsabilidad que se le asigna a los oficiales no se limita a llevarlo y traerlo. La orden judicial advierte a las autoridades, en mayúsculas, que Kevin Berguñán deberá estar en todo momento “bajo severa custodia”. Es decir, mientras juega tiene que estar observado.

También la policía tiene que llevarlo dos veces por semana hasta la Parroquia Pompeya, donde el joven está en tratamiento por su adicción a las drogas.

En diálogo con el programa radial “Con Todo al Aire” , el fiscal Germán Dri explicó que “Berguñán es una persona imputada e investigada pero no está condenada, sino que tiene prisión preventiva y domiciliaria”. En ese sentido, aseguró que “la investigación está en proceso”.

“Al menos en lo que personalmente recuerde, no hay antecedentes similares, por lo que es un caso excepcional que a un detenido se le de salida de una prisión domiciliaria para que practique un deporte”, concluyó.

Todo Noticias