Portal de noticias

Detonan bomba en una clínica en venganza de su madre muerta

Dos hermanos peruanos detonaron el martes pasado, mochilas con explosivos en una clínica privada de Lima en venganza por la muerte de su madre debido a una supuesta “mala práctica” médica, pero resultaron gravemente heridos en el ataque.

Las explosiones, con un intervalo de tres minutos entre sí, en los sótanos en el prestigioso centro médico Ricardo Palma, dejaron otros 28 heridos leves.

“Ellos (los dos hermanos) están en la unidad de cuidados intensivos (de la misma clínica) luego de ser intervenidos quirúrgicamente anoche. Están siendo vigilados”, dijo el jefe policial de Lima, Gastón Rodríguez.

La policía pensó inicialmente que las explosiones obedecieron a un intento de extorsión, pero luego descubrió que los atacantes Claudia y Lenín Benites Aguirre, de 44 y 40 años, respectivamente, quienes buscaban vengar a su madre, Victoria Aguirre, fallecida hace siete años.

“La madre de estas dos personas habría fallecido en la clínica, incluso le están haciendo una demanda”, explicó a la prensa el general Juan Sotil, director de investigación criminal de la policía.

Sotil dijo que la familia atribuyó la muerte a una “mala praxis” de los médicos de esta clínica del acomodado distrito de San Isidro.

El padre de los hermanos, Alejandro Benites, reconoció este miércoles que el ataque a la clínica “fue en venganza”.

Así trasladaban a los heridos por la explosión.
Cinco años de juicio

El inédito caso se remonta a 2011, cuando Victoria Aguirre fue atendida en esa clínica por recurrentes dolores de cabeza, según el padre.

Los médicos le detectaron un tumor cerebral y decidieron operarla, pero la cirugía salió mal, según la familia, y la mujer falleció tiempo después por daños neurológicos.

Allegados a la mujer fallecida, denunciaron al instituto público que regula la prestación de servicios, Indecopi.

“Tenemos cinco años de juicio. Hemos ganado y clínica se ha negado a pagar”, dijo Alejandro Benites al canal América Noticias.

“La familia pidió una sanción contra la clínica. Decían que ésta no había realizado todos los análisis necesarios. Indecopi les dio la razón e impuso al centro multas superiores a los S/330.000”, unos 100.000 dólares.

“Pero para la familia no era suficiente. Insistían en que los médicos involucrados debían ir presos por lesiones graves y que la clínica debía asumir ciertos pagos”, informaron fuentes

Arriesgan largas condenas

Los dos hermanos, que prepararon los explosivos con pólvora de fuegos artificiales, fueron internados en la misma clínica que atacaron, donde fueron sometidos a cirugías por las fracturas y quemaduras sufridas.

A Lenín “a explosión le ha comprometido el cuello, tórax, cara, además habían restos de un chaleco antibalas y mochila”, en tanto Claudia resultó con heridas en el cuello, cara, tórax y piernas, según el general Rodríguez.

“La policía continúa esperando que (…) estén fuera de peligro para iniciar las investigaciones y evidencias que tendrían que aportar para establecer una línea de tiempo para establecer cómo se produjeron los hechos”, afirmó.

Según abogados penalistas, los hermanos arriesgan ahora largas condenas de prisión: entre 15 y 35 años por tentativa de homicidio calificado y entre 15 y 25 años por causar lesiones graves.

Crónica

También podría gustarte