Portal de noticias

VIDEO: “Se nos quemó todo, no quedó nada”

Tras algunas horas de haberse suscitado el incendio en la vivienda de calle Cepeda al 800, Santa Cruz en el Mundo pudo establecer contacto con una de las partes afectadas, dialogamos con el propietario Rubén Córdoba, quien narró acerca de cómo se dieron los hechos.

“Me encontraba en la casa, en el sector de la cocina, haciendo unas notas para la escuela, porque soy el presidente de la Cooperadora, y mi nene estaba jugando de un lado para otro, cuando de repente se fue a la pieza donde estaba mi hija descansando. En ese momento sale de la pieza corriendo nuestra perra, situación que me llamó la atención y me dirijo hacia allí, veo humo y fuego en la parte lateral de la mi casita, con todo prendido: la cucheta, ropa y ahí nomás despierto a mi hija y la saco para afuera, saque parte de las cosas de adentro. Fui al baño y llené un balde de 20 litros con agua y tire donde estaba el fuego, y se apagó.
De los nervios no atiné a utilizar el matafuegos, y para ese momento los chicos me estaban ayudando a cargar el balde con agua y cuando nuevamente entré el fuego se había apoderado de gran parte de la habitación, las lenguas de fuego estaban sobre mi rostro, ahí me quemé las manos, el pelo y un poco la cara”.

Más adelante indicó que: “Para mí el más chiquito andaba jugando con un encendedor y se ve que prendió algún papel que no pudo apagar y agarró ropa generándose el fuego en la pieza”.

La familia Córdoba se compone del matrimonio y tres hijos, una nena de 12, un nene de 6, que estaba en la escuela al momento del incendio y el más chiquito de 3 años. No obstante vale decir que en el mismo terreno comparten también junto a su cuñado, que es padre soltero con tres hijos: dos chicas de 18 y 17 años y un varón de 15. Todos ellos salieron ilesos, sólo Rubén Córdoba, fue trasladado al Hospital Regional Río Gallegos para que se le practiquen las curaciones respectivas ya que sufrió una quemadura de segundo grado en sus manos.

“Se nos quemó todo, no quedó nada”, puntualizó dolorido el propietario porque “son muchos años de trabajo y sacrificio que se esfumaron en un ratito, ahora estamos esperanzados que podamos construir nuestra casa en el Barrio San Benito”.

Vale señalar que personal del Centro Integrador Comunitario Santa María de Belén se acercaron al lugar y tras brindarle contención le consiguieron albergue en un hotel céntrico para ambas familias.

También podría gustarte