El Movimiento Popular de Mujeres Peronistas Santacruceñas levantan la voz por Cristina Kirchner

ELLA DIJO…
Creo en la redistribución de los ingresos.
Creo en el empoderamiento de los derechos.
Creo en las universidades públicas.
Creo en la Ciencia y la Tecnología.
Creo en el desendeudamiento
como un instrumento de autonomía
en la toma de decisiones de un país.
No me van hacer arrepentir.
No me arrepiento de nada de lo que hice.
CFK.

Quienes integramos el Movimiento Popular de Mujeres Peronistas Santacruceñas
repudiamos absolutamente la persecución política, judicial y mediática que sobre la figura de
nuestra Senadora Nacional y presidenta mandato cumplido, Dra. Cristina Fernández de
Kirchner; recae negándosele el Derecho a Defensa e instaurando, así, un gravísimo peligro para
la Institucionalidad de la República.

Este hecho no tiene precedentes en la vida democrática de los argentinos. Hay que
remontarse a Revolución Fusiladora de 1955 que destituyó al Presidente Juan Domingo Perón,
lo proscribió y prohibió su nombre. Pese a esto, ¿quién pudo olvidar a Perón o a Evita si cada
vez que se hace justicia, cada vez que un trabajador lleva el pan a su casa, cada vez que una
mujer se empodera; se hacen presentes en su pueblo?

Del mismo modo y con el mismo modelo político hoy intentan defenestrar y, si es posible,
intentan infructuosamente borrar de la memoria colectiva e histórica a nuestros líderes y al
proyecto político que defendemos.

Quienes promueven estas nefastas acciones, cubiertos con un circo mediático – judicial,
inauguran un capítulo vergonzoso en la democracia argentina. Los que levantan hoy la bandera
de la anticorrupción son los mismos que se hacen millonarios a costa del Estado que tanto
desprecian cuando se implementan políticas públicas. Pero, no les tiembla la moral cuando
quiebran y acuden al Estado para condonar sus deudas.

Las persecuciones políticas, las amenazas constante sobre funcionarios, los presos
políticos, las represiones en las manifestaciones, los chicos muertos por una bala que el gobierno
nacional ordena tirar; el ensañamiento con la educación pública y con los sectores más
desprotegidos se transformará en una lucha que sacudirá las cimientes de este modelo político
que no hace nada más que destruir el país. “Sabemos que no vamos a heredar nada más que
ruinas […] pero a nosotros no nos dan miedo las ruinas, porque llevamos un nuevo mundo en
nuestros corazones”, llevamos el mundo de Perón y Evita; el de Néstor y Cristina, y muchas
compañeras y compañeros más.

La alternativa histórica es entre independencia económica o subdesarrollo y miseria, e
implica optar entre aceptar la dependencia del país o luchar por una nación justa, libre y
soberana.

Desde el sur, junto a la gobernadora coraje, levantamos la voz y decimos ¡NO
PASARÁN!

Ella somos todas y todos.

También podría gustarte