Portal de noticias

La suspensión unilateral de las paritarias por el CPE, marca el camino elegido por el gobierno

A raíz de la suspensión de la paritaria docente, la Adosac emitió un “descriptivo”
comunicado de prensa exponiendo “veracidad de los hechos” y respondiendo “de buena fe” al CPE.

Comunicado:

En pleno desarrollo de las paritarias docentes y después que ADOSAC rechazara por improcedente, exigua y ofensiva la propuesta de aumento salarial del 2% más 2.000 pesos en negro y se manifestara con un paro de 48 horas, el Consejo Provincial de Educación suspendió unilateralmente las negociaciones que habían pasado a un cuarto intermedio. Dos horas antes de sentarse los paritarios en la mesa y sin utilizar los canales correspondientes, el gobierno le “ordenó” al Ministerio de Trabajo suspender el encuentro argumentando que ADOSAC se encuentra con medidas de fuerza y no actúa de “buena fe”.
Debemos aclarar que el paro actual, ciertamente uno de los más contundentes del año, se debe precisamente, a la actitud displicente y rupturista del propio gobierno que transformó la negociación colectiva en una burla, intentando victimizarse al buscar invertir los argumentos para contraatacar sin medir el daño que le está causando a la Educación en general y especialmente a toda la comunidad educativa al agudizar la conflictividad.
Precisamente el CPE sustenta falta de “buena fe” en los docentes, pero no dice nada de su permanente hostigamiento a cualquier tipo de acuerdo, diálogo o acercamiento con nuestro sector, sino al contrario, busca dinamitar cualquier propuesta posible o lo que es peor, desistir de ellas para tener una excusa más a la hora de poner a la ADOSAC como enemigo y no como parte de la solución. Será buena fe pagar el salario en cuotas?, intentar disciplinar con descuentos de medidas de fuerza o retención a nuestros compañeros?, o será buena fe perseguir a los docentes, hacer ofertas en negro y desmembrar la educación pública haciendo del docente una figura malvada y desestabilizadora.
No es atendible el argumento del gobierno sobre la falta de fondos, sino más bien es creíble hablar de falta de voluntad; cuando la provincia otorgó el último aumento al sector docente en el año 2016 el dólar cotizaba a 14,64$. La única variable económica que puede conocerse en la provincia se ha triplicado impactando en la recaudación pero no en los salarios de los trabajadores. Solamente en los últimos tres días, o sea, desde la última paritaria a hoy, la recaudación de la provincia subió el 30 % al mismo nivel que los funcionarios se aumentaron sus salarios, dietas, viáticos, recategorizaciones, etc.
Por otra parte y tal como lo han referido economistas nacionales, Santa Cruz sería el alumno perfecto del FMI, toda vez que utiliza como variable del ajuste más brutal de los últimos 30 años el salario de los trabajadores y mediante sus organismos de recaudación, exprime indecentemente al comercio, a los jubilados, a los trabajadores de todos los sectores y actúa condescendientes con las recetas neoliberales, aumentando sin límites los impuestos, asociándose a las mineras y petroleras, elevando los servicios, la luz y aplastando aún más a la escasa y casi nula capacidad contributiva de los trabajadores activos de Santa Cruz.
ADOSAC no acepta bajo ningún concepto los términos unilaterales esgrimidos por el CPE para suspender las Paritarias, único espacio democrático y contributivo a la solución de este tipo de necesidades, como la salarial, cuya sola mención representa para este gobierno un escozor urticante, del cual se quiere desprender a como dé lugar, aún negándose a retomar las conversaciones iniciadas donde nuestros paritarios solo le piden ubicación, criterio, razonabilidad y ecuanimidad con quienes somos parte de la piedra fundacional en la educación de las nuevas generaciones de santacruceños.
La lucha continúa…
En el día de ayer a través de un comunicado oficial (simplista y confuso), el Consejo Provincial de Educación continúo en su intento denodado de engañar burdamente a la opinión pública con planteos falaces.

También podría gustarte