Portal de noticias

Son ganó “su” partido y lo festejamos todos

Heung-Min Son lloraba desconsoladamente cuando Corea del Sur quedó eliminada de la Copa del Mundo de Rusia. A pesar de la frustración deportiva, el jugador de Tottenham tenía otra preocupación en mente: la Selección coreana debía tener una participación destacada en el Mundial para que los jugadores queden eximidos del servicio militar obligatorio.

Corea del Sur es un país en conflicto, que mantiene una disputa bélica con su par del Norte desde hace más de medio siglo. Por tanto, el entrenamiento militar -que tiene una duración mínima de 21 meses- no sólo es una obligación, sino que constituye un honor para los surcoreanos. Se puede evitar renunciando a la nacionalidad o tatuándose todo el cuerpo, pero aquella persona que lo haga será un paria de por vida. Para graficarlo: el artista PSY, creador del famoso Gangnam Style, cumplió con cuatro años de servicio, divididos en dos períodos, uno cuando ya era famoso.

La otra excepción es el éxito deportivo, a través del cual los atletas se convierten en una suerte de héroes nacionales. Eso fue lo que consiguió este sábado Son, cuando Corea del Sur ganó los Juegos de Asia al derrotar 2 a 1 a Japón. Así, el futbolista logró librarse del servicio militar, algo que hubiese complicado determinantemente su carrera futbolística.

Ovación

También podría gustarte