Portal de noticias

Martina Soto Pose denunció que fue acosada por Roberto Pettinato: “Me encajó un beso y me dijo…”

En el 2011 Martina Soto Pose se convirtió en la primera notera mujer de la historia de “Caiga quien caiga”. Lejos de querer ser conocida como “la rubia de CQC” a siete años de su “salto a la fama”, reveló las tremendas experiencias de acoso que le tocó vivir en el medio y que la alejaron de la televisión.

“Empecé a trabajar en televisión un poco antes (de CQC), en Un mundo perfecto, con (Roberto) Pettinato, y ya no hace falta que diga mucho más. Fue un debut tremendo”, dijo Martina al hablar sobre su carrera en una nota con La Nación.
Y agregó: “Antes de salir al aire, en el primer programa de mi vida, Pettinato me llevó tras bambalinas, me encajó un beso y me dijo: ‘Bueno, esto es así’. Un horror. Hice el programa en vivo y después vino el productor ejecutivo y me preguntó: ‘¿Todo bien?’ Le conté y se quería matar. Me pidió disculpas y me dijo que Pettinato era siempre así”.

Según contó, la periodista entró al programa en reemplazo de la locutora Marcela Godoy: “Me tomaron a mí porque estaban buscando a alguien más joven y más linda para jorobarla. Me pusieron dos días de panelista. No me gustó. Tenía que mostrar las piernas y esa onda”. Cuando quedó en CQC, el programa estaba conducido por Ernestina Pais, y luego llegó Pettinato.
Al respecto y sin entrar en detalles, relató cómo fue su experiencia con el equipo de trabajo del programa: “Creo que esas cosas a las mujeres les pasan en todos los ámbitos. Y en los medios pasa porque hay toda un estructura que permite ciertos manejos. Pettinato era como era porque lo dejaban. Porque cuando yo estaba en CQC y tuve situaciones feas con él, se las fui a comentar a mi jefe y la respuesta fue: ‘Bueno, Martina, mirá, yo no lo vi. No es que no te crea, pero no sé'”.

Por último, comentó qué motivos la llevaron a alejarse de la televisión luego de su paso por el noticiero de Telefe: “En el noticiero me hacían más observaciones referidas a cómo me tenía que parar, si tenía que sacar más pecho o qué ropa me tenía que poner, y menos marcaciones periodísticas. Eso me empezó a hinchar bastante. Me cayó la ficha de algunas cosas que me habían pasado cuando fui notera en CQC y que venía arrastrando. Ahí no la había pasado nada bien y entonces me di cuenta de que tenía que bajar un cambio”.

Primicias Ya

También podría gustarte