El papá de la nena que murió asfixiada dentro de un auto podrá ir al entierro

Rodrigo Osses declaró el miércoles por la tarde sobre la terrible muerte de Catalina, su hijita de un año que falleció por hipertermia y asfixia tras ser olvidada por su padre en el interior de un auto.

Luego de la indagatoria, la titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 1 de San Martín, Alejandra Allaud, pidió que el hombre continúe en la celda de una comisaría de la Policía Bonaerense. Sin embargo, permitirá que salga para darle el último adiós a la criatura.

Osses está en una comisaría en calidad de aprehendido, pero en cuestión de tiempo Allaud pedirá la formalización de su detención. Está imputado por el homicidio culposo, agravado por el vínculo, de su beba de un año.

En su declaración, el hombre dijo que estaba seguro de haber dejado a la chiquita en la guardería, rutina que empleaba diariamente tras dejar a su mujer en el trabajo. El fatal olvido se lo atribuyó al estrés causado por un cambio laboral y la disputa de una herencia.

La fatal aun espera los resultados del informe médico del padre de la menor, quien padeció un accidente cerebrovascular (ACV) en 2015, mientras practicaba rugby en el club San Martín de la localidad de Villa Raffo, donde se desempeñó como jugador y entrenador.

Ese cuadro podría haber ocasionado una pérdida repentina de la memoria en quien estuvo en el interior de su casa durante las nueve horas que permaneció su hija abandonada en el Peugeot 308 de la familia.

De hecho, cerca del mediodía, el hombre salió del hogar a hacer una compras y pasó por al lado del coche donde la bebita yacía sin vida.

Crónica

También podría gustarte