Escondió el “monstruo de Denver” los cuerpos de su esposa y sus dos hijas

Chris Watts, conocido como “el monstruo de Denver” transporta los cuerpos de su esposa Shannan y sus hijas Bella y Celeste en una camioneta y parte para ocultarlas.
Watts ingresó a su cochera marcha atrás con su furgoneta. Allí coloca los cadáveres que luego llevaría a uno de los campos petrolíferos de la compañía en la que estaba empleado y conduce. Allí escondió los cuerpos sin vida de su familia.

Shanann supo del amorío de su esposo y en efecto se alejó de él por unas semanas durante unas semanas en el verano boreal. Intentó la manera de arreglar su matrimonio, pero ya estaba roto. Fue a casa de sus padres con Bella y Celeste a Carolina del Norte, los mismos que mostrarían una templanza única durante el juicio al “monstruo“.

Watts, que se había declarado culpable de asesinar a su esposa embarazada y a sus dos hijas para evitar la pena de muerte, fue sentenciado por el juez de la Corte de Distrito Marcelo Kopcow a cuatro condenas de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional y más de medio siglo de prisión por cargos adicionales en una corte de Denver.

El día de la sentencia -el pasado 19 de noviembre- el padre de Shanann y abuelo de Bella y Celeste hizo uso de la palabra: “Usted no sabe lo que es amor, porque si lo supiera, no las habría matado“, dijo Frank Rzucek.

Telefe Noticias

También podría gustarte