Trump mira la Triple Frontera­

El presidente estadounidense Donald Trump tiene previsto mantener este viernes una breve reunión con el presidente Mauricio Macri, ante quien presentará su estrategia global contra Irán. Se trata de un intento del norteamericano por sumar al jefe del Estado nacional y anfitrión del G20 como aliado regional.­

El norteamericano canceló el encuentro previsto con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Mientras que aseguró que no tiene claro si quiere cerrar un acuerdo comercial con China, cuando se reúna el sábado con Xi Jinping en el marco de la Cumbre del G20.­

Fuentes citadas por medios de prensa estadounidenses dijeron que Macri ya está al tanto de la estrategia de la Casa Blanca. Plantearon que el Presidente envió, inclusive, señales de acercamiento en relación a la posición geopolítica de la Argentina, contemplando el riesgo de que la Triple Frontera -con Brasil y Paraguay- pueda ser campo de batalla.­

Trump, quien llegó en la noche del jueves a la Argentina, le propuso a Macri que califique a Hezbolá como “una organización terrorista” y que incorpore su aparato de inteligencia civil a un sistema mundial instalado en Washington para controlar y reprimir todas las operaciones ilegales planificadas por el gobierno de Irán.­

Durante la reunión, ambos mandatarios tienen previsto acordar la participación de la Argentina en una cumbre de lucha contra el terrorismo que organizará los Estados Unidos en su capital a mediados de diciembre próximo.­

En esa cumbre que abrirá Trump, la Argentina estaría representada por Gustavo Arribas, en calidad de titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Trump considera al primer mandatario nacional como su aliado natural y quiere que la AFI coordine acciones con la CIA, el Departamento del Tesoro y el FBI.­

Desde el arribo de Trump a la Casa Blanca, en enero de 2017, los Estados Unidos inició una cruzada contra Teherán. Al tiempo que su primera medida fue poner fin al acuerdo nuclear impulsado por el ex presidente Barack Obama y la mandataria alemana Angela Merkel.­

La estrategia de Trump contra el gobierno de Teherán no termina sólo en anular los acuerdos nucleares con Irán, sino que se extiende también a las células de Hezbolá que operan en la Triple Frontera.­

En 2006, el Departamento del Tesoro puso en el radar a Assad Ahmad Barakat, un libanés acusado de liderar una operación de Hezbolá dedicada al contrabando y a lavar dinero en casinos para financiar ataques terroristas. Barakat operaba en territorio paraguayo y era intocable hasta que Trump derrotó a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de 2016.­

La Office of Foreign Assets Control (`OFAC’, por su sigla en inglés), del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, junto a la Unidad de Información Financiera de la Argentina (UIF), realizaron un trabajo de investigación que permitió emitir alertas de operaciones sospechosas a 50 bancos, casinos, casas de cambios y financieras alrededor del mundo.­

De esa forma, lograron exhibir un entramado de “lavado de activos relacionados con el crimen organizado o el financiamiento del terrorismo”.­

En este contexto, cayó detenido Barakat y se pudo desmantelar una organización terrorista dedicada a los delitos de contrabando, tráfico de estupefacientes, tráfico de armas, lavado de activos y financiamiento de actos terroristas.­

La Prensa

También podría gustarte