“La Bestia” de Trump paró a cargar combustible en Recoleta

La delegación de Estados Unidos revolucionó el sábado a la mañana la estación de servicio ubicada en Libertador y Cerrito, perteneciente a la marca Shell, con la llegada de “La Bestia”, la limusina que traslada a Donald Trump. Los responsables de seguridad cargaron nafta, por la cual pagaron un total de 1650 pesos.

El vehículo cargó 46 litros de nafta y también repusieron combustible otros vehículos de seguridad de la delegación norteamericana.

Estados Unidos trajo dos “Bestias” a la Argentina, estrategia que también usan en otros lugares del mundo para que un eventual atacante no sepa en cuál de los dos autos viaja el mandatario.

Los vehículos son a prueba de ataques toxicológicos y tienen una protección de acero de un grosor de 13 centímetros.

Además, “La Bestia” tiene puertas de 22 milímetros y un peso calculado en unas siete toneladas. En relación a su armamento, está compuesto por escopetas y también la posibilidad de lanzar gases lacrimógenos.

En materia de protección de la salud presidencial, el vehículo tiene muestras de sangre del mandatario en caso de emergencia.

Crónica