Río de Janeiro enciende el árbol de Navidad flotante más grande del mundo

El árbol de Navidad flotante más grande del mundo volvió a brillar en Río de Janeiro, Brasil, acompañado de un espectáculo de fuegos artificiales y en medio de una gran expectativa tras su ausencia desde 2015.

El árbol, una estructura metálica de 70 metros de altura y compuesto por 900.000 bombitas led, fue iluminado este sábado 1 de diciembre sobre la Laguna Rodrigo de Freitas, en la zona sur de la ciudad carioca.

La última vez que tuvo lugar este espectáculo fue en 2015, año en el que un fuerte viento lo partió en dos a una semana de la inauguración y obligó a reducir su altura: pasó de los tradicionales 85 metros a poco más de 50.

El acto de inauguración se complementó con un espectáculo de fuegos artificiales que duró siete minutos y deleitó al público.

El árbol se encenderá todas las noches hasta el próximo 6 de enero. Paralelamente, durante este período se desarrollarán actividades culturales en los alrededores, como conciertos. No faltarán diferentes decoraciones navideñas y un mirador cercano, ideal para tomar fotos. Para alegría de los chicos, los fines de semana estará presente Papá Noel.

Cuestión de tamaño

De acuerdo con la Alcaldía de Río, este árbol flotante -el mayor de su tipo en el mundo, según constató el libro

Guinness Récords-, acostumbra a reunir a 200.000 visitantes a lo largo de las fiestas navideñas.

El alcalde de Río, Marcelo Crivella, afirmó en un comunicado que la ciudad “viene afrontando desafíos” y que el regreso del árbol flotante fue posible gracias a la búsqueda de “socios en la iniciativa privada”.

El estado de Río de Janeiro, cuya mayor parte de su población se concentra en la región metropolitana de su capital homónima, atraviesa una grave crisis económica, agravada por los múltiples escándalos de corrupción, y de seguridad.

La ola de violencia provocó que el presidente de Brasil, Michel Temer, decretara en febrero pasado una intervención federal que dejó en manos de las Fuerzas Armadas el control del orden público.

La intervención finalizará el 31 de diciembre de este año y el presidente electo, Jair Bolsonaro, que asumirá como jefe de Estado un día después, ya anunció que no prorrogará dicha medida.

Fuente: Clarín.

Diario Norte

También podría gustarte