Uruguay rechazó el pedido de asilo del ex presidente peruano Alan García

El gobierno uruguayo anunció este lunes el rechazo al asilo político presentado por el ex presidente peruano Alan García (1985-1990 y 2006-2011), y le ordenó abandonar la casa del embajador en Lima, donde se refugió para eludir las consecuencias de una investigación penal en la que está imputado por lavado de activos y otros delitos.

El anuncio lo realizó el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, en una rueda de prensa conjunta con el canciller Rodolfo Nin Novoa.

“No hemos concedido el pedido de asilo. En el Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado, especialmente el Poder Judicial que está llevando a cabo las investigaciones de eventuales delitos económicos”, dijo el mandatario.

“Por estas consideraciones estrictamente jurídicas y legales, no concedemos el asilo político”, concluyó Vázquez, citado por el periódico peruano El Comercio, en su edición digital.

Vázquez también indicó que Alan García, líder del Partido Aprista peruano, debía retirarse “inmediatamente” de la residencia del embajador de Uruguay en Lima, Carlos Barros, una vez que sea comunicado de la medida de su administración.

Medios peruanos informaron que García había abandonado esa legación diplomática poco antes del anuncio.

El canciller peruano Néstor Popolizio confirmó que García ya no se encontraba en la casa de Barros, mientras la TV local mostraba imágenes de una camioneta de vidrios polarizados que ingresaba y salía rauda de la vivienda ubicada en el barrio limeño de San Isidro.

El líder del Partido Aprista está siendo investigado por presuntos delitos económicos, entre ellos el presunto pago de US$ 100.000 que le hizo la constructora Odebrecht por una conferencia que brindó en Brasil.

En las próximas horas la medida será oficializada por medio de un decreto presidencial.

El canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa explicó que el artículo 3 de la Convención de Caracas de 1954, que fue citada por Alan García en su solicitud, establece que “no es lícito” conceder asilo a personas que al tiempo de pedirlo estén siendo procesadas por delitos comunes o hayan sido inculpadas por estos.

Nin Novoa afirmó que las investigaciones judiciales contra el ex jefe de Estado peruano “no constituyen persecución política”.

Desde el sábado 17 de noviembre pesa sobre Alan García una orden de impedimento de salida del país por 18 meses.

Conclusión

También podría gustarte