Los números finales que dejó la cumbre del G20 en Argentina

La Cumbre del G20, el encuentro de política exterior más importante de la historia argentina, costó entre gastos de logística y seguridad algo más de 3000 millones de pesos (unos U$S 80 millones), destacándose el ahorro de 162 millones para el Estado nacional por parte de la Unidad Técnica del G20 (UTG20), que sobre un presupuesto de 1.750 millones, gastó unos 1.588 millones.

El presupuesto previsto para la Cumbre de Líderes incluyó los encuentros del 30 de noviembre y 1 de diciembre entre los mandatarios más gravitantes del planeta en la ciudad de Buenos Aires, y las 60 reuniones preparatorias en 10 ciudades del país durante todo el año de presidencia argentina del G20.

Los datos oficiales fueron proporcionados por el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, a cargo de la coordinación general del G20.

En tal sentido, Lombardi dijo que el presupuesto de la Unidad Técnica (UTG20) que conduce, fue de 1.750 millones de pesos y que el monto total ejecutado fue de 1.588 millones de pesos, por lo que la Unidad Técnica le devolverá al Tesoro Nacional 162 millones de pesos, algo más del 10% de su presupuesto total previsto para la Cumbre de Líderes.

Otros 1000 millones de pesos se gastaron desde el Ministerio de Seguridad en equipamiento, operaciones, traslado y alojamiento de unos 22.000 efectivos afectados en el principal operativo de cuidar las calles y la seguridad de los mandatarios, según se informó.

Y además, el Ministerio de Transporte destinó poco más de $ 300 millones a tareas de infraestructura en los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque metropolitano.

En el desagregado, la Cumbre de líderes tuvo un costo de $ 1.012 millones y el alquiler de los predios de Costa Salguero y Parque Norte ascendió a $ 84 millones. Por su parte, el monto de las reuniones preparatorias fue de $ 392 millones.

También se detallan en el informe otras erogaciones en el presupuesto vinculadas con los recursos humanos UTG20 del año por $ 40 millones, pasajes y viáticos por $ 4 millones y requerimientos extra del sistema de seguridad por $ 19,6 millones.

En el balance final de G20 también se conocieron los datos de cuanto personal, tanto del sector público como privado, estuvo involucrado: Desde el sector público se contabilizó la actuación de 1.613 personas, que incluye 498 integrantes de la delegación argentina, 445 del staff, bailarines y artistas que participaron en el espectáculo del Teatro Colón, 173 de la UTG20, 148 enlaces de delegaciones, 141 enlaces de prensa y 208 del SAME.

Del sector privado participaron más de 15 mil personas, incluyendo personal de hotelería y gastronomía, entre otros.

Se requirió del trabajo de más de 50 oficios y empleos como choferes, mozos, cocineros, ayudantes de cocina, mucamas, recepcionistas, cadetes, conserjes, licenciados en turismo, gerentes hoteleros, promotores, personal de carga, pintores, albañiles, carpinteros, choferes, productores, directores de cine, camarógrafos, realizadores, iluminadores, montajistas, maquinistas, sonidistas, microfonistas, electricistas, escenógrafos, coreógrafos, vestuaristas, maquilladores, peinadores, costureras, planchadoras, informáticos, diseñadores, músicos, bailarines, artesanos, enlaces, traductores, ceremonial, prensa, administrativos, relaciones públicas, entre otros.

A todos ellos se suman 22 mil agentes dependientes del Ministerio de Seguridad de la Nación y 3 mil del Ministerio de Defensa de la Nación.

Del operativo de seguridad formaron parte: Policía Federal, Policía de la Ciudad, Policía de la Provincia de Buenos Aires, Seguridad Aeroportuaria, Controladores de tránsito aéreo, Personal de handling, Gendarmes, Prefectos, Personal de Fuerza Aérea y Personal de Ejército Argentino.

Para lograr el éxito de la cumbre se implementó un minucioso sistema de acreditaciones. La plataforma de validación fue desarrollada por la Cancillería a través de la Dirección de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones Asociadas (DITIC) y registró un total de 36.400 acreditados.

Del staff fueron 19.897 personas (de estos, 8.134 fue personal de hoteles), 13.847 acreditaciones para líderes (incluidos 6.112 de delegaciones extranjeras) y 2.656 periodistas.

La cumbre de líderes también originó ingresos directos por turismo que se estimarían en USD 43.680.000, si se toma como referencia que fueron aproximadamente 14 mil los visitantes extranjeros, con un promedio de gasto diario de USD 520 y seis días de permanencia.

Otros datos están vinculados a distintas inversiones realizadas por el Estado Nacional: En el caso del Ministerio de Transporte destinó un total de $ 304 millones para obras de infraestructura que quedarán en forma permanente en los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque. En el caso de inversiones en equipamientos, el Ministerio de Seguridad invirtió $ 848 millones y $ 200 millones el Ministerio de Defensa.

Al finalizar la cumbre el presidente Mauricio Macri destacó el éxito de la presidencia Argentina del G20 reflejada en la organización y en las 17 reuniones bilaterales y los 60 acuerdos firmados que incluyen inversiones directas por más de 4.000 millones de dólares en los próximos meses.

Esas inversiones permitirán acelerar obras y proyectos con impacto directo en las vidas y el empleo de los argentinos, como trenes de carga, autopistas, energías renovables, agua y cloacas y más mercados para exportar nuestro talento y nuestros productos.

Según la propia indicación del presidente Mauricio Macri de generar un evento internacional con “austeridad y sobriedad”, la Cumbre de los Líderes mundiales fue menos costosa que su versión anterior en Alemania (casi U$S 91 millones), e infinitamente menor a la realizada por China, que no dio cifras oficiales pero se calcula que gastó 10 veces más que los germanos.

Diario Panorama

También podría gustarte