Psoriasis: aumenta el estrés emocional en los niños

Tras manifestaciones y síntomas que se presentan en niños, se diferencia de las de los adultos en su localización, forma y áreas afectadas. Incluso, el impacto emocional de la enfermedad en los más pequeños es mayor: se estima que hasta el 50% de los chicos con psoriasis convive con estrés emocional.

Cualquier enfermedad que se manifieste en la piel tiene un verdadero impacto en la calidad de vida del niño.

“Las lesiones visibles de la psoriasis, lo llevan a retraerse, sufrir ansiedad o deprimirse por sentirse diferente. Debemos escuchar al niño y a la familia, atender sus inquietudes y explicar en qué consiste la enfermedad y sus posibles tratamientos”, aseguró Jorge Laffargue, médico de planta y jefe de sección de dermatología quirúrgica del Hospital General de Niños “Pedro Elizalde” de Buenos Aires.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, crónica, que compromete la piel y sus anexos (cuero cabelludo y uñas). No es contagiosa y se caracteriza por la acumulación rápida y excesiva de células de la piel, que forman placas gruesas de piel inflamada y escamosa.

“Muchos desconocen que la psoriasis afecta no sólo la piel, si no que compromete otros órganos del cuerpo, asociándose a patologías cardiológicas y a la obesidad, entre otras. Por ello, el tratamiento debe ser integral y el control del peso del niño es fundamental para el manejo de la enfermedad”, enfatizó Laffargue.

En adultos, la psoriasis afecta a entre el 1% y el 3% de la población y, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se manifiesta en el 0,70% de la población pediátrica del mundo (otros estudios establecen que la prevalencia de la enfermedad entre niños y jóvenes es del 0,5% al 2%) .

“Las manifestaciones y síntomas que se dan en niños no tienen las mismas características que en los adultos. El niño es un ser en constante crecimiento y cambio, y sus enfermedades lo hacen con él. Esto implica muchas veces el retardo en la consulta y la falta de diagnóstico precoz de la psoriasis pediátrica, una forma de la enfermedad que afecta desde lactantes hasta adolescentes de 18 años”, sostuvo el especialista.

“La evaluación general es primordial en el seguimiento y tratamiento, trabajando con la familia en las conductas y pasos a seguir con el objetivo de mejorar la calidad de vida del niño”, afirmó Laffargue.

“En una primera instancia, contamos con diversos tratamiento locales que tienden a reducir las lesiones. Otros pacientes, con un grado severo, necesitan tratamientos modificadores de la enfermedad como los denominados biológicos que actúan sobre proceso inflamatorio general”.

Diario Norte

También podría gustarte