Tensión en Francia: casi mil detenidos en una nueva protesta de “chalecos amarillos”

Un nuevo sábado de protestas en toda Francia, la policía cargó y lanzó gases lacrimógenos en París y otras grandes ciudades contra los denominados chalecos amarillos e informó que poco después del mediodía local había detenido a casi 1.000 personas y 30 personas resultaron heridas.

Desde las 9 de la mañana (5 de Argentina) la tensión entre los manifestantes y la policía antidisturbios produjo los primeros encontronazos sobre la tradicional avenida, coronada por en Arco del Triunfo, que hace una semana fue tomado por los “chalecos amarillos”.

Tras casi una hora de intentar impedir que los manifestantes avanzaran hacia ese monumento, los policías lanzaron gases para dispersar a varias decenas de “chalecos amarillos” que tratraban de penetrar por la calle Arsène Houssaye, cercana a los Campos Elíseos, informó la agencia EFE.

Por otra parte, la policía realizó varias detenciones preventivas, con el fin de evitar que los enfrentamientos aumenten, como hace una semana.

El secretario de Estado de Interior, Laurent Núñez, explicó en una entrevista al canal France 2 que se llevaban contabilizados más de 700 detenidos en todo el país.
detenidos en todo el país.

Sin embargo, el canal de noticias BFM TV y los diarios Le Figaro y Le Parisien, citando fuentes policiales, elevaron la cifra a “cerca de 1.000 detenidos, 720 de ellos ya se encuentran bajo custodia, mientras que 30 personas resultaron heridas, tres de ellas agentes de la policía.

En el cuarto sábado de protestas, unas 8.000 personas se manifiestan en la capital francesa (31.000 en toda Francia), según Núñez, quien afirmó que la movilización es menor que la del sábado pasado (36.000) a la misma hora.

En toda Francia fueron movilizados 89.000 efectivos de seguridad, 8.000 de ellos en París, reforzados por vehículos blindados de la Gendamería.

Las mayoría de las estaciones de metro permanecen cerradas, al igual que muchos comercios, que protegieron sus vidrieras con maderas. También fueron suspendidos seis partidos de fútbol de primera división y permanecen cerradas varias atracciones turísticas, como la Torre Eiffel, el Museo del Louvre, la Ópera o las catacumbas.

También a media mañana, el primer ministro francés, Édouard Philippe, presidió una reunión con los responsables de seguridad en el Ministerio del Interior, entre otros con su titular, Christophe Castaner, para supervisar la marcha del dispositivo por las protestas.

Durante la madrugada se realizaron controles en los peajes de autopista de acceso a París, donde requisaron a “chalecos amarillos” que acudían a la capital máscaras de gas y objetos contundentes.

Crónica

También podría gustarte