Condena por abuso, fuga, detención y traslado

Esta mañana, desde Pico Truncado, fue trasladado Diego Ayamante, un sujeto que en su momento llegó a ser una de las personas más buscadas del país y que, incluso, llegó a tener pedido de captura a nivel internacional.

Se trata de un individuo que en el 2013 fue condenado a 10 años de cárcel cuando se lo encontró culpable de abusar de su pequeño hijo menor de edad, en la provincia de Río Negro.

En esa oportunidad, Ayamante evadió la Justicia y finalmente fue detenido el 14 de diciembre en Pico Truncado, ciudad en la que estaba escondido desde hace un tiempo usando otro nombre.

Entre la Policía Rionegrina y la DDI de Pico Truncado, tras una serie de averiguaciones, en definitiva Ayamonte fue detenido en la vía pública y desde aquel día estaba en la Seccional Segunda de la localidad norteña, más precisamente en el pabellón de agresores sexuales.

Ahora, cuando Ayamonte pise suelo rionegrino, el magistrado de aquella provincia determinará en que dependencia deberá cumplir con su condena y si le amplía la sentencia por evadir durante tanto tiempo a la Justicia.

Condena y fuga

El suceso por el que el sujeto había sido condenado se remite al año 2013, cuando fue condenado a 10 años de prisión por violar a su hijastro y se mantuvo prófugo desde mediados de septiembre de aquel año, cuando se conoció el fallo de la Cámara Segunda de esa ciudad.

Fue la madre del nene, de 7 años en ese momento, la que descubrió los abusos. Su hijo y su pareja se estaban duchando y le llamó la atención el tiempo que llevaba dentro del baño. Al ingresar, notó una situación extraña.

Luego le preguntó al chico y éste le terminó confesando su padecimiento. La familia estaba de vacaciones en Puerto Madryn y la Justicia local no intervino porque el hecho había ocurrido en otra provincia.

Sin embargo, cuando el menor fue entrevistado por profesionales descubrieron que no era la primera vez que era víctima de un abuso sexual por parte de su padrastro, de 33 años. Relató que el hombre aprovechaba los momentos en los que quedaban solos en su casa de Catriel para perpetrar los vejámenes.

También podría gustarte