Explotó coche bomba en edificio gubernamental de Kabul: 48 muertos

EL Múmero de muertos por el ataque contra el Viceministerio de Mártires y Discapacitados en Kabul aumentó a 48, y el de heridos a 27, después de que las fuerzas de seguridad recuperasen e inspeccionasen el edificio habitación por habitación.

Así lo informó el portavoz del Ministerio de Salud Pública de Afganistán, Wahidullah Majroh, en rueda de prensa en Kabul y detalló que casi todos los fallecidos, once de ellos mujeres, son civiles, mientras que también murieron cinco atacantes.

La lista de heridos la integran dos niños y siete mujeres, agregó la fuente, que informó que algunos de ellos ya fueron dados de alta tras recibir primeros auxilios.

El atentado captado desde una casa de la zona. (EFE).

El atentado sucedió cuando un insurgente suicida hizo explotar un coche bomba a la entrada del edificio, que depende del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, abriendo paso a cuatro compañeros armados que ingresaron el viceministerio.

Tras casi siete horas de asalto, tres de ellos tomaron posiciones en la adyacente sede del Ministerio de Trabajo Público.

“La oscuridad de la noche y la ubicación de los edificios atacados en una zona residencial prolongaron la operación”, pero “las fuerzas de seguridad pudieron rescatar a 357 personas de los órganos atacados”, dijo el portavoz.

Los policías lograron rescatar a más de 300 personas. (AFP).

Por el momento se desconoce qué organización estuvo detrás de la acción.
Los talibanes se desvincularon del asalto a través de un mensaje en Twitter de su portavoz, Zabihullah Mujahid.

Este año Kabul fue escenario de múltiples ataques, el último de ellos de envergadura a finales de noviembre, cuando un asalto a un campamento de la empresa británica de seguridad G4S causó 15 muertos y casi una treintena de heridos después de 10 horas de combate entre las fuerzas de seguridad y los talibanes.

El atentado más grave de 2018 se registró en enero pasado, cuando los talibanes hicieron estallar una ambulancia-bomba cerca del antiguo Ministerio de Interior, donde aún operan algunas dependencias oficiales, que causó más de un centenar de muertos.

Crónica

También podría gustarte