Encontraron un cuerpo en el Riachuelo e investigan si se trata de Carla

Un grupo de trabajadores que realizaban limpieza en el Río Matanza, a la altura de Barracas, encontró un cuerpo flotando en el agua el sábado a la mañana y dio aviso a la Prefectura Naval Argentina, que ahora trata de establecer si se trata de Carla Soggiu, la mujer que desapareció el martes luego de activar dos veces el botón antipánico en Pompeya.

Los voceros de Prefectura informaron a Télam que ahora se espera que el Juzgado Único de la Boca determine con las pericias y cotejos la identidad del cuerpo, que fue encontrado boca abajo entre un basural.

Por otra lado, familiares y amigos de Carla Soggiu se movilizaron ayer con la consigna “a Carla la encontramos entre todos”.

Soggiu, de 28 años y madre de dos hijos, había solicitado un botón antipánico por tener una denuncia contra su ex pareja por violencia de género.

La policía de la Ciudad revisó las cámaras de seguridad de la zona y se supo que Suggiu, al salir de su trabajo el martes, subió a un colectivo de la línea 32, entre las 18 y las 18.30 en avenida Sanz al 500, “pero no se sabe dónde bajó. Siempre volvía caminando a su casa pero ese día llovía”, dijo a Télam Verónica.

Seggiu activó dos veces el botón antipánico el martes entre las 20 y las 20.30, la policía acudió al lugar que indicaba el geolocalizador pero no la encontró.

La mujer tenía el dispositivo desde el 27 de diciembre por haber denunciado a su ex pareja, Nicolás Sergio Fuentes, por violencia de género; él está detenido con prisión preventiva.

En declaraciones televisivas, el padre de Soggiu dijo: “No descarto que su ex haya ordenado algo desde la cárcel, todo puede ser”.

Fuentes está denunciado por abuso, lesiones y privación ilegítima de libertad. Hay una orden sobre los padres del acusado y su hemana mayor.

Carla Seggiu tuvo hidrocefalia y, cuando era adolescente, le colocaron una válvula de drenaje en la cabeza, luego de la intervención no volvió a tener inconvenientes relacionados con esa patología, explicó su tío.

Tiene dos hijos.
En la última comunicación que Carla tuvo con los operadores de la Policía a través del botón antipánico, la joven aseguró que estaba desorientada y que tenía “los pies llenos de barro”. Su familia detalló que tiene hidrocefalia, por lo que suele sentirse perdida.

En las últimas horas se conocieron las últimas imágenes de Carla antes de presionar el botón antipánico. La mujer se dirigía hacia la parada del 32 junto a un conocido que ya declaró en la causa.

Crónica

También podría gustarte