El “12 meses challenge” de los precios

Esta semana fue furor en las redes sociales el reto conocido como “10 years challenge”, que propone comparar una imagen fotográfica actual con otra de hace diez años. La economía argentina supo atravesar períodos con cotejos favorables, pero el último informe del Indec permite concluir que el desafío 2018 ha dejado un panorama desmejorado. ¿Cómo ha tratado el tiempo a los precios en estos últimos 12 meses? Respecto de diciembre de 2017, los alimentos aumentaron 51%, por encima del promedio general de inflación, que concluyó 2018 un 47,6% arriba.

No sólo el contraste de los precios de la comida arrojó subas considerables a lo largo del año pasado, el Índice de Precios al Consumidor ( IPC) de diciembre ratificó incrementos interanuales de transporte (66%) y de servicios de la vivienda (45%), entre otros rubros, igual de preocupantes para el bolsillo de los trabajadores.

La disparada del dólar y la consecuente devaluación de la moneda nacional es el motivo principal por el cual varios precios de las góndolas pasaron el 70% de aumento. Por ejemplo, el aceite, el arroz, los huevos y el pan francés se encuentran por encima de ese margen.

El pollo entero finalizó el año con un alza del 60%, varios puntos porcentuales más arriba que las carnes rojas. Si bien son variaciones significativas, los cortes de asado, nalga y paleta que mide el ente estadístico nacional no pasaron del 45%. En cuanto al pescado, el clásico filet de merluza se remarcó un 50%.

Funcionarios del gabinete nacional sostienen por estos días que “la inflación se irá desacelerando en los próximos meses”. Desde las grandes compañías alimentarias, en tanto, informaron durante los primeros días de enero a los supermercados, mayoristas y almacenes que los nuevos listados de mercadería fijan subas de hasta 15%, lo que colaborará para empujar el IPC de enero (que se publica en febrero).

Así lo confirmaron fuentes supermercadistas y del sector mayorista a Crónica al asegurar que la empresa Molinos Cañuelas, por ejemplo, aumentó 15% la harina y el pan rallado.

También, la reconocida marca de gaseosa cola incrementó sus distintos productos hasta 14%. La inflación de las góndolas, sumada a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, se ve reflejada en una importante merma del consumo. Para la consultora Focus Market (FM), el año cerró con una caída del 4,6%. Siendo los meses de diciembre (-13,1%) y noviembre (-10,1%) los que registraron las caídas mas fuertes.

A esa medición privada todos los rubros de consumo le dieron negativo. La categoría que evalúa el comportamiento de los precios de los lácteos fue la peor, al registrar 10,7% de caída punta a punta. Los congelados tuvieron también un mal año al venderse 6,3% menos.

La Canasta Básica de FM que promedia la variación de los valores de los alimentos mínimos necesarios para subsistir sufrió un alza anual de 55% en 2018 y su capacidad de compra disminuyó 2,8% en diciembre y 0,7% anual. “Persiste el aceleramiento en los precios”, indicó la consultora, que midió una inflación interanual del 53,6%. La misma canasta de alimentos básicos para una familia tipo medida por el Indec acumulaba a noviembre un 53,3% de aumento respecto del mismo mes de 2017 y completaba un valor de $10.122. Muy cerca de esa cifra se encuentra al Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM), que hoy es de $11.300. En Navidad la CGT presentó un reclamo formal al gobierno para mejorarlo. “La inflación no sólo no ha decrecido, sino que ha depreciado de manera notable el valor real de los ingresos laborales”, explicaba la carta firmada por los secretarios de la central obrera, Carlos Acuña y Héctor Daer, enviada al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

A mitad del año pasado, cuando Jorge Triaca era aún ministro de Trabajo, se estableció por decreto un alza del 25% para el SMVM en tres cuotas. Llegaría a $12.500 recién en junio de 2019. Según declaró el actual funcionario a cargo, el pedido de la CGT es “razonable”. Sica vio con buenos ojos aplicar, al menos, un adelantamiento de la próxima cuota. Por ahora y tras confirmarse una inflación del 47% anual, nada de eso pasó.

Crónica

También podría gustarte