Se suicidó el novio de la odontóloga que está desaparecida

La pareja de Gissella Solís Calle, la odontóloga de 47 años que está desaparecida desde hace seis días, se suicidó de un disparo en la cabeza en una habitación de hotel de la capital bonaerense cuando la policía estaba a punto de ingresar al mismo.

El hombre, identificado como Abel Casimiro Campos, de 55 años, se efectuó un disparo en la cabeza la madrugada de este lunes y fue trasladado de urgencia a un hospital de la zona pero falleció a las pocas horas de haber ingresado.

Personal de la DDI La Plata había ubicado a Casimiro Campos en un hotel residencial ubicado cerca de la Catedral de la capital bonaerense. Cuando se apersonaron en el lugar y estaban a punto de ingresar en la habitación, el sujeto se quitó la vida.

Casimiro Campos se suicidó cuando la policía fue a buscarlo al hotel donde se alojaba.
Solís Calle fue vista por última vez el martes pasado. Según el testimonio de un vecino, Casimiro Campos salió de la casa de la mujer el miércoles.

Más detalles del caso

En las últimas horas la policía realizaba distintas pericias en la casa de la mujer desaparecida debido a que su hermana manifestó que hay “manchas raras” en el colchón y que no se encuentran las sábanas.

Por su parte, el hermano de la mujer desaparecida aseguró que ya buscaron en todos los hospitales de la zona para descartar una internación antes de realizar la denuncia policial para iniciar la búsqueda.

El último contacto que la familia tuvo con la mujer desaparecida fue el martes pasado a la noche, cuando su hermano habló con ella por celular y quedó en seguir esa conversación al día siguiente.

“El miércoles me levanté y la llamé, pero no me atendió. El jueves volví a marcar y me dio apagado, entonces envié a mi sobrino a su casa, pero ella nunca abrió la puerta”, explicó Roberto Solís Calle.

El hombre agregó que ese miércoles 16, última vez que se la vio, la odontóloga protagonizó una “fuerte discusión” con su novio de hace seis años. Se presume que, tras el intercambio verbal, se separaron.

Crónica

También podría gustarte