Francisco criticó a Trump por el muro fronterizo

Francisco ya está en Panamá. Las actividades de la Jornada Mundial de la Juventud ocuparán su tiempo, sin darle descanso, hasta el domingo, cuando regrese a Roma. Por eso, tal vez en el último momento que tuvo para referirse a otros temas, aprovechó el vuelo desde Roma para hablar sobre inmigración y pegarle a Estados Unidos.

Una de las situaciones principales que atravesó Centroamérica en los últimos meses fue la de las caravanas de migrantes que partieron de distintos países con la intención de instalarse en suelo yanqui, generando el odio de Donald Trump y su insistencia para la construcción del muro fronterizo.

Entonces, en un momento del viaje, cuando el Papa se acercó a saludar a los 70 periodistas que lo acompañaron en el avión, habló del tema y aseguró: “Es el miedo que nos vuelve locos”. En ese sentido, recordó las palabras de António Guterres, secretario general de la ONU, quien afirmó que el temor es “la marca más vendida en el mundo de hoy”, porque “produce audiencia, hace ganar votos y genera clicks”.

Fue entonces que uno de los trabajadores de prensa le contó que había visto el muro que llegaba hasta el océano, a lo que definió como “una locura”. La respuesta del Pontífice fue en la misma dirección e insistió: “Sí, es el miedo que nos vuelve locos”. El tema, según prometió el Papa, será retomado en el vuelo de regreso a Europa.

El recibimiento

Tras aterrizar en el aeropuerto de Tocumen, en su primer viaje del año, Francisco fue recibido por el presidente Juan Carlos Varela, los obispos locales y por miles de fieles que siguieron su traslado a la Nunciatura, que será su residencia hasta su partida. Antes de partir, se detuvo a observar un conjunto típico y escuchar a la banda de música del colegio La Primavera de Veraguas.

Luego, tuvo tiempo de romper el protocolo y acercarse hasta el lugar en el que estaba un grupo de feligreses de varias parroquias. También saludó y alzó a algunos bebés. En tanto, al ingresar al auto para dejar el aeropuerto, lo primero que hizo fue bajar la ventanilla para saludar a la multitud que esperaba su paso.

La agenda de este jueves incluirá una reunión con las autoridades locales, otra con los obispos y la ceremonia oficial de apertura de la JMJ.

Crónica

También podría gustarte