Quisieron violar a la hija de una Madre del Dolor

Maria Denegri, madre de Leandro, el joven de 22 años asesinado en un asalto en 2003, denunció que intentaron secuestrar a su hija Candela y que la quisieron violar en un nuevo ataque en manada. “Nos viven amenazando. Candela quedó paralizada; la amenazaron con un cuchillo”, aseguró a Crónica HD.

Como se recordará, Leandro Denegri, de 22 años, fue asesinado la madrugada del viernes 27 de junio de 2003, cuando estacionaba su Ford Fiesta frente a la puerta de su casa, situada en Paysandú 182 de Wilde. Ese mismo día, su madre, María Denegri, juró ante las cámaras de televisión que cubrían el asesinato en ocasión de robo de automóvil en el conurbano, que no descansaría hasta ver en prisión a los asesinos de su hijo.

Y la mujer, que fue una de las fundadoras de las Madres del Dolor, no mintió. Pese a estar visiblemente al borde del derrumbe emocional, primero encabezó una numerosa marcha de familiares, amigos y vecinos, luego instaló una carpa frente a la comisaría de Wilde, recorrió todos los programas de televisión y terminó con otra carpa, pero esta vez frente al Congreso nacional.

Luchó y luchó hasta que sus asesinos fueron detenidos. Y en octubre del 2005, un tribunal de Lomas de Zamora condenó a los cuatro acusados del asesinato a la pena de prisión perpetua, lo que significa que permanecerán, por lo menos, 20 años presos. La sentencia recayó en Claudio Alejandro Ortiz, de 24 años; David Nahuel Méndez, de 18; Marta Elena Pacheco, de 25, y Maximiliano Tulián, de 25, quienes fueron condenados como autores del delito de homicidio calificado por criminis causa.

Crónica

También podría gustarte