Se iba a ir de vacaciones con su novia y se esfumó

La última persona con la que habló Manuel Sánchez fue con su novia, se iban a ir de vacaciones a Necochea ese mismo día.

Según contó su familia, dejó una carta en la que explicó los motivos por los que se habría ido por voluntad propia, pero cada hora que pasa, sus allegados están más preocupados.

El estudiante de medicina de 29 años es intensamente buscado en Villa Pueyrredón. El sábado a la mañana, salió a buscar su auto en una cochera y no regresó. De hecho, el vehículo sigue en el estacionamiento.

Según sus familiares llevó una mochila, sus documentos y su celular, pero está apagado.

Denunciaron su desaparición en la comisaría 47 de la ciudad. Además crearon una página para difundir la búsqueda. Manuel tenía puesta una bermuda verde y una musculosa gris, cuando salió de su casa el sábado. Estos son los teléfonos que publicaron 02475 424325, 011 25333927 o 2474 400056.

Emilia, su novia, contó que tenían todo listo para irse de vacaciones, él fue a buscar el auto, mientras ella iba bajando las valijas a la recepción del edificio. Tenía que caminar 10 cuadras, ella lo esperó abajo. Como no regresaba agarró el teléfono para llamarlo. Vio que tenía un mail de él.

“El horario del correo era a las 7.42 y yo lo habré visto a las 8 y cuarto más o menos. Cuando lo leí, casi me caigo en la vereda. No entendía nada”, relató Emilia a la prensa. En el correo le aseguró que se había ido para no volver nunca más. “Vos no te merecías esto”, finalizó.

El joven es oriundo de la ciudad bonaerense de Rojas y reside en Capital Federal desde hace más de una década. El mayor temor de la familia está en la salud del joven. Sus padres viajaron enseguida desde la primera de las localidades. Los vecinos y amigos se movilizaron para buscarlo.

Según el papá, Walter Sánchez, después de la publicación en Facebook recibieron mensajes de vecinos de Carmen de Areco, acerca de un chico que estaba haciendo dedo en la ruta.

“Los amigos de Rojas fueron hasta allí, en una estación de servicio de Areco los trataron de maravilla y los ayudaron en lo que pudieron, pero parece que el chico que estaba a dedo era otra persona. También se habló de alguien que estaba merodeando en Chacabuco, pero no tuvimos más noticias”, afirmó el padre.

Su familia busca que Manuel escuche que lo quieren y lo están buscando, que aunque quiera iniciar otra vida se comunique para que ellos sepan que está bien. Su novia también le dijo públicamente que lo ama, que siempre va a ser así.

Los investigadores trabajan sobre las cámaras de seguridad de la zona para ver si alguna de ellas detectó hacia dónde fue el joven, si se subió a algún vehículo, si alguien lo esperaba, si hubo sobre él alguna situación de presión.

Se trabaja sobre los últimos contactos del celular. Lo importante es su aparición.

Crónica

También podría gustarte