Tiene 96, sobrevivió al holocausto y se convirtió en cantante de heavy metal

La vida de Inge Ginsberg dio un giro radical cuando a los 93 años decidió dejar la escritura para dedicarse a la música. Han pasado cuatro años desde que se unió al grupo de metal The Tritonekings y, pese a que cumplirá 97 en algunos meses, cada año la austriaca sigue sacando nuevas canciones.

Su interés en la música partió con una profunda necesidad de ser escuchada por la gente, y a pesar de ser escritora, sus mensajes no estaban llegando tan lejos como ella pensaba.

La historia de Inge no solo esta marcada por la música y la literatura. Al pertenecer a una familia judía, vivió en carne propia el drama del holocausto, comentó la mujer en un documental del medio The New York Times. “Crecimos con comodidades. Teníamos empleados. Vivíamos en la ciudad y teníamos una villa para los fines de semana. Fui a un instituto normal”, recordó Ginsberg.

La mujer no solo interpreta las canciones, sino que también las escribe. Sus temáticas son diversas, los sentimientos, el medio ambiente, la humanidad entre otros, aunque su principal objetivo es inspirar a otras personas como ella. “Es importante permanecer activa y rodearte de jóvenes y no dejar de hacer cosas que nunca hayas hecho antes”.

A pesar de llevar poco tiempo en la banda, Ginsberg ya tenía experiencia trabajando en la industria musical, debido a sus estudios de piano compuso algunos temas para diversos artistas de Hollywood en los 50′. Sin embargo, el ambiente del “pop” la hizo alejarse y decidió dedicarse a la escritura.

“La libertad está ahí de verdad. Pero tienes que ser fuerte. Para ser libre, no puedes culpar a nadie por tus decisiones, y eso requiere fortaleza”, mencionó Inge, que luego de su experiencia valora mucho más la libertad.

Además, añadió que “soy una mujer muy normal, pero tengo mis propias leyes morales. Nunca he hecho daño a nadie. Creo que no he sido injusta con nadie”.

Telefe Noticias