Maldita estética: se hizo una liposucción, quedó en coma y murió

Iris Paulina Amaro Batista, una mujer de 45 años y de nacionalidad uruguaya, murió como consecuencia de las complicaciones surgidas luego de una liposucción realizada en una clínica de estética de la localidad entrerriana de Concordia. El médico responsable de la práctica fue acusado de homicidio simple.

“La víctima se sometió a una cirugía estética de liposucción la cual empezó a las 9 (del sábado) y culminó al mediodía. Luego la mujer se descompensó, se llamó al servicio de emergencia y días después, se produjo el fallecimiento en el Hospital (Delicia Concepción Masvernat) cuando estaba en terapia intensiva. Tras la denuncia de los familiares comenzó la causa penal que ya se había iniciado cuando la mujer estaba en el hospital”, sostuvo el fiscal de la causa, Germán Dri.

Esta era Iris, una ciudadana uruguaya, madre de dos adolescentes.
Iris, madre de dos adolescentes, había llegado junto a su esposo -un empresario local de apellido Belassi- a la clínica del doctor Daniel Ojeda, ubicada en calle Entre Ríos al 800, para realizarse una práctica que, en principio, no revistía mayor complejidad. Sin embargo, la mujer sufrió una descompensación severa que la llevó a un parocardiorrespiratorio. En el Hospital Masvernat le hicieron las maniobras de resucitación cardiopulmonar y lograron sacarla del paro. Permaneció con asistencia mecánica respiratoria hasta el lunes, cuando al mediodía, perdió la vida.

Lo cierto es que, sufridas las primeras complicaciones, el marido de la víctima fatal hizo la denuncia penal correspondiente por lo que hasta ese momento, era un caso de posible mala praxis. Posteriormente, la carátula cambió una vez que la mujer perdió la vida.

En efecto, Dri explicó: “se hicieron allanamientos en el lugar donde se hizo la cirugía y según las primeras informaciones, el lugar no estaría habilitado para este tipo de intervenciones quirúrgicas. Además, se hizo la autopsia y se detuvo al profesional en la madrugada del domingo y se le atribuyó el delito de homicidio culposo por mala praxis, y que más allá de la mala praxis, la fiscalía entiende que, por ciertas actitudes posteriores, hubo dolo eventual en el caso, y por ende, no se imputó al sujeto por homicidio culposo sino por homicidio simple y hoy se le tomará declaración al imputado”.

El doctor Ojeda quedó imputado por homicidio simple.
Respecto al allanamiento realizado en la clínica, la justicia secuestró cabellos, rastros papilares, muestras de manchas hemáticas de pisos, colchones y elementos quirúrgicos. Además, se incautó equipo eléctrico para anestesia, compresores para lipoaspiración, medicamentos y ampollas.

En tanto, en segundo allanamiento (llevado a cabo en la casa particular de Ojeda), los efectivos policiales secuestraron cinco teléfonos celulares, dos netbooks, dos Pen Drive, una caja de ampollas y medicamentos varios, además de revisar el automóvil Alfa Romeo (sería del profesional) lo cual formarán parte de la investigación que lleva adelante la sede judicial de Concordia.

Ojeda, por su parte, se encuentra alojado en la Alcaidía a la espera de la decisión judicial, por otra parte, se investiga si el profesional ya tenía otras denuncias por hechos similares. En tanto, los elementos secuestrados fueron enviados a la Fiscalía actuante.

Según trascendió, Ojeda ya tenía denuncias previas y en realidad.

Crónica

También podría gustarte