Tragedia en Mar Azul: rescató a su hijo pero murió ahogado

Un empresario de 49 años murió ahogado el domingo en la localidad balnearia de Mar Azul al rescatar a su hijo de 8, que había sido atrapado por un “chupón” en una zona donde no hay guardavidas, cercana al Faro Querandí.

La víctima se llamaba José Ignacio Greco y vivía en Tigre. La autopsia preliminar confirmó que el hombre murió ahogado.

Greco tenía 49 años.
El hombre estaba junto a otros hijos y su madre en la orilla cuando vio que a su niño lo arrastraba la corriente mar adentro y entró para rescatarlo.

Los investigadores estaban azorados porque el nene, que un día después cumplió años, se salvó ya que quedó apoyado sobre el cuerpo sin vida de su padre.

“No hay ningún delito para investigar, fue un accidente muy lamentable”, confirmaron fuentes judiciales de Villa Gesell.

El hecho ocurrió en un sector donde está prohibido bañarse porque no hay personal de seguridad de playa pero suele ser muy frecuente para quienes acceden con sus camionetas 4×4 y sus gazebos.

En medio de la tragedia, se destacó la valentía y actitud de Carolina Faivre, una de las guardaparques de la Reserva, que junto al fotógrafo Pablo Kauffer ingresaron al mar para rescatar al hombre y le hicieron RCP hasta la llegada de los guardavidas y, posteriormente, de la ambulancia.

Carolina y Abel son los mismos guardaparques que hace unos meses fueron agredidos por un grupo de motociclistas, y cada día hacen un derroche de vocación en el cuidado del enorme predio de la Reserva.

“Estabamos en el puesto y llegó la hija del señor, pidiendo ayuda”, explicó Carolina tras el triste episodio. “Me subí a la camioneta con ella y llegamos al lugar, que era unos 300 metros al sur. Justo llegaba también Pablo, un fotógrafo que está haciendo un trabajo en la Reserva, y nos metimos los dos”. A pesar del mar bravo, lograron sacarlo. “Estaba cerca, atrás de la rompiente, pero ya flotaba boca abajo. Llegamos y en el agua ya empecé a hacerle RCP, lo sacamos y con Abel (Escobar, otro guardaparque) le seguimos haciendo las maniobras, le salía mucha agua pero seguimos y seguimos, cuando llegaron los guardavidas nos reemplazaron, y después llegó la ambulancia, donde lo entubaron, pero nunca reaccionó”, manifestó a El Fundador.

Los “chupones” en el mar de esta zona de la costa bonaerense son un fenómeno peligroso y frecuente pero imperceptible para los bañistas que no conocen demasiado el mar. Se forman cuando, por las canaletas, el agua busca su retorno hacia el mar y se ve frenada parcialmente por la presencia del banco de arena, aunque debe filtrarse por algún lado y entonces se genera como una especie de cauce de río por el que busca su camino. Los chupones, en efecto, son los que pueden convertir un divertido baño en un problema grave, como ocurrió en este caso.

Crónica

También podría gustarte