Francisco condenó la violencia que se justifique con la religión

El Papa Francisco llamó este lunes a condenar “sin vacilación” cualquier forma de violencia que se justifique en nombre de la religión, durante un encuentro interreligioso en Abu Dabi, en la primera visita de un pontífice a la península arábiga.

“Hay que condenar sin vacilación toda forma de violencia, porque usar el nombre de Dios para justificar el odio y la violencia contra el hermano es una grave profanación. No hay violencia que encuentre justificación en la religión”, destacó Francisco.

Agregó que no hay que caer en “la tentación recurrente de juzgar a los demás como enemigos y adversarios” y se refirió a “superar la brecha entre amigos y enemigos”, según reportó la agencia EFE.

“No hay alternativa: o construimos el futuro juntos o no habrá futuro”, advirtió el Papa desde el Memorial del Fundador de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Francisco agregó que “las religiones, de modo especial, no pueden renunciar a la tarea urgente de construir puentes entre los pueblos y las culturas”, tras anunciar la firma de un documento de Fraternidad Humana con el gran imán de Al Azhar, Ahmed al Tayeb, la principal institución del islam suní.

El texto titulado “Documento de Fraternidad Humana” es una declaración de intenciones de ambos líderes religiosos, en representación de “los musulmanes de Oriente y Occidente, junto con la Iglesia Católica y los católicos de Oriente y Occidente”.

En documento destacan que “nunca se autoriza a nadie a utilizar el nombre de Dios para justificar la guerra, el terrorismo o cualquier otra forma de violencia” y afirman que “quien mata a una persona, mata a la humanidad, y quien salva a una persona, es como si salvara a toda la humanidad”.

Asimismo, declaran la adopción de “una cultura de diálogo como camino y la cooperación mutua como código de conducta”, agregó.

Franco y Ahmed al Tayeb hacen referencia a los que sufren en el mundo, a los nenes, a los que huyen de las guerras y otros, además de hacer un llamamiento a favor de las libertades fundamentales, como la de culto, y a la igualdad entre todos los seres humanos, sin que haya discriminación de las minorías.

Esta declaración supone un “paso importante” en el diálogo entre cristianos y musulmanes, y una “potente señal de paz y esperanza para el futuro de la humanidad”, según un comunicado de la Santa Sede.

La jornada para el papa Francisco comenzó con el recibimiento, en el palacio presidencial de Abu Dabi, por el titular de ese emirato y presidente de Emiratos Árabes Unidos, Jalifa bin Zayed al Nahyan, en el primer acto oficial de su visita al país.

En la recepción oficial también estaba presente el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan, quien anoche dio la bienvenida al reglioso en el aeropuerto del emirato, donde aterrizó poco antes de las 22 hora local (15 horas en la Argentina).

Francisco fue invitado a Abu Dabi para participar en el encuentro de Fraternidad Humana, una conferencia a la que asisten representantes de todas las religiones, pero sobre todo cristianos y musulmanes.

Aparte del diálogo interreligioso, el Papa ofrecerá el martes martes una misa multitudinaria para los fieles católicos, la mayoría extranjeros que residen en ese país musulmán.

Crónica

También podría gustarte