Indignación: A un año de la muerte de Débora Pérez Volpin, la anestesista sigue ejerciendo

Un año después de aquél fatídico 6 de febrero, la causa que investiga la muerte de Débora Pérez Volpin se encuentra en una meseta. El médico endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente fueron procesados pero el juicio oral aún no tiene fecha, por lo que ellos continúan con sus respectivas vidas.

Según informó el abogado de la familia de Débora a Clarín, “la autopsia y el informe ampliatorio de esa autopsia demostraron que murió por acción instrumental, que el uso del instrumento que hizo el endoscopista la perforó y por eso se lo procesó. En el caso de la anestesista, el procesamiento fue por haber demorado el monitoreo de la paciente y no haber aplicado el tratamiento de reanimación que era indicado ante una perforación”.

A raíz de eso, indigna saber que Nélida Puente continúa trabajando. “Está en ejerciendo en dos de los tres centros en los que lo hacía en febrero del año pasado. El único en el que no sigue es La Trinidad, porque allí la convocaban como profesional independiente pero como bajó la cantidad de esas prácticas, no volvieron a llamara”, reveló Eduardo Gerome, su abogado al Diario Clarin. Y agregó: “Confía en que va a demostrar que no tuvo nada que ver con la muerte de Débora”.

El representante legal de Bialolenkier, Isaac Churba, dijo en cambio que su cliente no ejerce la medicina desde ese día porque ‘no cuenta con la tranquilidad de espíritu’ para hacerlo e insistió en que “no está demostrado que la causa de la muerte haya sido una perforación”. Del mismo modo, le dijo a Clarin que la preocupación de todos es que ‘la presión mediática y social haga que los jueces sientan temor a la hora de la sentencia”.

Pronto

También podría gustarte