Cae la banda “Rápidos y Furiosos 2”, que operaban en Argentina y Chile

La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo a una organización multirrubro que vendía y compraba autos de alta gama, comercializaba droga y utilizaba comercios chinos para efectuar las ventas.

Los criminales, que operaban en Argentina y en Chile, cayeron tras la realización de varios allanamientos simultáneos en Buenos Aires, Río Negro y Neuquén. En tanto, la investigación se inició en 2017 tras la desarticulación de una organización conocida como “Rápidos y Furiosos”.

El operativo fue llevado a cabo por el personal de la Superintendencia de Seguridad AMBA Oeste perteneciente a la Policía de la provincia de Buenos Aires, y contó con la colaboración especial de la Policía Federal Argentina y el Servicio Penitenciario Federal.

Las tareas investigativas permitieron establecer que la banda utilizaba los vehículos para esconder y transportar droga, y que operaba en las localidades de Bahía Blanca y Hurlingham, en la provincia de Buenos Aires; Viedma, Cipolletti y Catriel, Río Negro; Chos Malal, Neuquén; y en el país vecino.

También se pudo determinar que el cabecilla, del grupo delictivo denominado “Rápidos y Furiosos 2”, es de origen chileno y se encuentra purgando una condena en el Servicio Penitenciario Federal de Devoto, desde donde regenteaba la operativa de la organización.

Además, se logró establecer mediante escuchas telefónicas que el líder de la banda se comunicaba con un ciudadano chino, dueño de un comercio oriental ubicado en la calle Villarroel al 650 de la localidad de Hurlinghan, donde funcionaba un casino clandestino y lugar donde se concretaban reuniones inherentes al armado de los negocios ligados a la venta de estupefaciente).

En tanto, durante los procedimientos quedaron detenidas 10 personas, todos integrantes de la organización delictiva; se secuestró casi 3 kilos de droga (cocaína y marihuana), 350 mil pesos argentinos, 750 euros, seis vehículos de alta gama y 14 teléfonos celulares.

Por su parte el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, a cargo de la presentación del resultado del megaoperativo, resaltó: “Hoy podemos decir que hay una banda de delincuentes que ya no va a hacer negocios con la droga, a costa de la salud y la vida de los jóvenes de la Provincia y de otros distritos”.

Luego agregó: “Cuando existe un mal que afecta a la sociedad lo único que podemos hacer es justamente eso: HACER. Nosotros no decimos que hacemos; nosotros hacemos. Nosotros luchamos contra las drogas, contra ese veneno que destruye vidas, familias, proyectos, y los resultados están a la vista”.

“Las bandas no caen porque sí, a las bandas las desbaratamos con decisiones”, afirmó el Ministro quien además resaltó: “Desde el primer día decidimos ponernos en marcha para cambiar la Provincia y terminar con estos delincuentes que viven de arruinarle la vida a nuestros hijos. Y poco a poco lo estamos logrando”.

Más detalles
Las tareas investigativas para desarticular la organización criminal comenzaron tras el desbaratamiento de una banda de delincuentes en un operativo que se conoció como “Rápidos y Furiosos” que tuvo lugar en julio de 2017.

En esos procedimientos, 18 en total y a cargo de la DDI Morón, los oficiales apresaron a nueve sujetos, uno de ellos de Bahía Blanca.

Esos detenidos se dedicaban a robar autos de alta gama para luego prepararlos para correr picadas y, finalmente, los vendían con documentación falsa. Continuada la investigación, la Policía constató otros negocios ilegales y vínculos con más personas relacionadas a la venta de estupefacientes.

Luego de más de un año de escuchas telefónicas, los investigadores identificaron el modus operandi de la organización narco y montaron los operativos para desbaratarla.

Crónica

También podría gustarte