Una mezquita fué bombardeada por EEUU en la última batalla contra el estado islámico

Milicias autonomistas sirias apoyadas por Estados Unidos redoblaron hoy su ofensiva para expulsar al Estado Islámico (EI) de su último bastión, y el Ejército estadounidense dijo que ayer bombardeó una mezquita que los islamistas usaban como centro de comando.

Cientos de civiles abandonaron durante la noche la localidad escenario de los combates, Baghuz, en el noreste de Siria, y hoy fueron trasladados a campamentos ubicados más al norte, en la zona semiautónoma kurda, dijeron las milicias anti EI.

La coalición liderada por Estados Unidos expresó que el bombardeo a la mezquita fue en apoyo a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), la alianza liderada por los kurdos que encabeza la ofensiva por tierra contra la localidad fronteriza con Irak.

Agregó que el ataque aéreo ocurrió en momentos en que el EI utilizaba la mezquita para coordinar ataques con coches bomba contra las FSD.

“Esta mezquita perdió su estatus de protegida cuando el ISIS la eligió deliberadamente para su centro de control y de comando”, dijo el subcomandante de la coalición, el general Christopher Ghika.

Se estima que cientos de combatientes del EI, en su mayoría llegados a Siria desde otros países, permanecen en Baghuz y la campiña circundante, que hoy estaba literalmente sembrada de restos de cohetes, botellas plásticas de agua, ropa abandonada y cadáveres de perros en descomposición, informó la cadena CNN.

La TV estatal siria informó que unas 70 personas murieron o fueron heridas en un ataque de la coalición contra un asentamiento donde acampaban cientos de civiles que habían huido de la batalla de Baghuz.

La organización Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que siete niños y ocho adultos murieron ayer en un ataque de la coalición en las márgenes de la localidad, pero no quedó claro si se trató del mismo hecho.

Un vocero de la coalición, coronel Sean Ryan, dijo que estaba al tanto de las informaciones de víctimas civiles y que Estados Unidos se toma el tema con seriedad pero que también hay “mucha desinformación”.
“Hay muchos actores lanzando ataques en el área, así que estamos investigando”, señaló, citado por CNN.

En las últimas dos semanas, al menos 20.000 civiles han huido de la zona de Baghuz.

El EI, que llegó a controlar extensos territorios contiguos en Siria e Irak, en los que proclamó un califato e impuso una versión ultraconservadora del islam, ahora está acorralado por el Norte y el Este por las FSD, y por el río Éufrates por el Oeste y el Sur.

El Ejército sirio y sus aliados, que también lo combaten, están desplegados en la ribera occidental del río.

Sin embargo, activistas y residentes del este de Siria dicen que los islamistas siguen presentes en zonas recapturadas, donde están sentando las bases para una futura insurgencia.

La captura de Baghuz marcaría el final de una devastadora campaña militar global contra el EI.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho que el grupo está casi vencido, y en diciembre anunció que retirará a todas las fuerzas estadounidenses de Siria.

Conclusión

También podría gustarte