Veinticuatro prisioneros, un guardia y un soldado murieron en un motín en una cárcel en la que están recluidos miembros de la organización yihadista Estado Islámico (EI) en Tayikistán, informaron este jueves fuentes de seguridad. Fuerzas de seguridad especiales fueron enviadas de forma urgente al penal, situado en Juyand (norte), para sofocar la rebelión, que dejó además seis guardias heridos. Las autoridades no confirmaron esas informaciones. "Un motín en el que participaron decenas de presos estalló el miércoles por la noche y continuó el jueves”, dijo una fuente que pidió mantener el anonimato. Otra precisó que los reclusos estaban armados con "objetos cortantes", sacados del taller del centro penitenciario. Hay un gran despliegue del ejército custodiando esta cárcel. Según fuentes, uno de los reos arrebató el arma a un guardia y comenzó a disparar a otros agentes. Seguidamente se le sumaron otros reclusos con armas blancas que en breve se hicieron con el control de uno de los pabellones de la cárcel. Para sofocar el motín, unidades antidisturbios llegaron a la prisión. Esta prisión, que está dentro de una ciudad de 700.000 habitantes a 200 km al nordeste de la capital, acoge a presos condenados a largas penas de cárcel por crímenes o extremismo. En el pasado, ya hubo varios intentos de fuga. Crónica