Nacional administrador 0 2018-05-16
Una superbanda de delincuentes de origen gitano que se dedicaba a cometer defraudaciones y estafas fue desbaratada por la policía bonaerense, luego de 30 allanamientos realizados en Junín, Pergamino, y las ciudades de Buenos Aires y Neuquén. Cada integrante del grupo delictivo, que se hacía llamar como el popular grupo francés Gypsy Kings y que incluía todo un clan familiar, tenía roles predeterminados. La Justicia investiga reiteradas estafas, asociación ilícita y lavado de activos, e interviene en la misma el juzgado federal de Junín, a cargo de Pedro Plou. Según los investigadores, los miembros de la banda se comunicaban con diferentes personas haciéndose pasar por empleados de entidades bancarias o financieras, y el dinero obtenido por medio de estos delitos lo blanqueaban en la compraventa de autos de alta gama e inmuebles. Play Entre los 10 detenidos hay tres mujeres y los líderes son dos personas de 61 y 62 años, en tanto que el resto de los integrantes tienen entre 20 y 55 años. Producto de más de 30 allanamientos, se incautaron 80 automóviles, 17 camiones, 12 camionetas 0 km, nueve motos, casi 80 millones de pesos en distintas monedas (pesos, euros, dólares y francos suizos). También se secuestraron quince televisores de alta gama, alhajas, principalmente de oro; equipos de audio y aparatos de electrónica, entre otros elementos. Los operativos fueron realizados en Junín, Pergamino, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Neuquén. Según informó el Ministerio de Seguridad de la provincia, hubo allanamientos en el Banco Francés de Junín porque se detectó que los acusados poseían cajas de seguridad. De ellas es de donde se incautó la mayor cantidad del dinero y joyas La Policía constató que el dinero recaudado lo insertaban en el mercado legal bajo la fachada de compraventa de vehículos y que, por ello, los dos jefes del clan habían incrementado su patrimonio de manera inusitada. Además, tenían pensado concurrir todos juntos al Mundial de Rusia. Infobae