Las cacerolas, los jubilados y un sólo reclamo

Como estaba previsto, Casa de Gobierno, fue centro, una vez más, del pedido de respuestas del que ojalá se encuentren las soluciones prontamente.

Hoy en la noche de Río Gallegos, se escucharon las cacerolas, en Casa de Gobierno, lugar que eligieron los Jubilados Unidos para seguir expresando  su descontento a un gobierno que no ha dado respuestas y que los ha sometido a falsas promesas, casi en forma constante.

En la noche fría no sólo se sumó la recriminación, los cánticos y los distintos ritmos que generaban la percusión, sino que se completó un combo donde los jubilados unidos reflejaron puntualmente los sinsabores de estos 110 días de sufrimiento y letargo que han debido soportar contra viento y marea.

La comunidad local, que  acompañó este reclamo, se hizo presente con un elemento particular para hacer ruido, un ruido que no hace más que evidenciar la grave situación en la que se  encuentran.

El lugar, teñido ya de un gris oscuro y silencioso, por las horas de angustia y soledad, se llenaba de personas que evidenciaban en sus rostros: la historia, el trabajo de varios años y que hoy se entre mezclaba entre la desazón y el desconcierto del interrogante sin respuesta por la penosa realidad a la que han “elegido estar” por una sola convicción, la de reclamar su justo derecho.

Tras las emotivas palabras que se dijeron a los asistentes los organizadores cantaron el himno nacional junto a toda la gente que se dio cita en el lugar, que claro está, es un canto que no hace más que enorgullecernos como argentinos y luchadores  que fuimos, somos y seremos ante las adversidades interpuestas por poderes absolutistas.

 

Palabras

En esta noche de cacerolas Mary Ilnao y Elsa Ilnao, fueron las elegidas para expresar las siguientes palabras, que en su totalidad son muestra clara de cómo están hoy los jubilados santacruceños que ocupan la Casa de Gobierno:

“Buenas noches agradecemos que estén acá presentes en este cacerolazo!!

Aplaudimos y valoramos el que hayan tomado un tiempo para acompañarnos.

Queremos que nos escuchen, queremos que el gobierno se dé cuenta que somos muchos los que necesitamos respuestas.

Queremos que quienes fueron elegidos, se hagan cargo de su responsabilidad y accionen a favor de todos los que habitamos esta querida provincia.

Hoy hace 110 que estamos en la calle reclamando para que nuestros derechos sean respetados y concedidos.

Hasta el propio gobierno opina que nuestro reclamo “es justo”, hoy, tal como aquel 30 de marzo en el que comenzamos esta lucha, seguimos sin respuestas, mucho hemos transitado, nuestro camino recorrido no ha sido fácil pero jamás hemos perdido la esperanza que algún día encontraremos personas que se dignen a hallar soluciones.

Agotamos todas las instancias para poder cobrar nuestros haberes en tiempo y forma, reclamos administrativos, cartas documentos, denuncias penales, y hasta recursos de amparo.

Contamos con una sentencia de primera instancia que hizo lugar a nuestra acción de amparo que declara con fecha cierta de pago de los haberes entre el  1° y el 7 de cada mes, que declara como fecha para el pago de aguinaldo los días 7 de julio y 7 de enero, por lo que la Caja de Previsión Social y el estado provincial deben garantizar en forma inmediata lo resuelto por la justicia provincial.

Tenemos una medida judicial que nos ampara pero  aun así continúan intentando engañarnos mentirnos y presionarnos, los jubilados ya hicimos todo lo que teníamos que hacer, trabajamos, y cumplimos con todas nuestras obligaciones cada día de nuestras vidas.

Estamos siendo postergados, se toman la atribución de decidir quién lo necesita y cuando, quienes pagamos intereses exorbitantes, quienes entramos al veraz, quienes podemos ir al mercado y comprar lo necesario para subsistir, quienes podemos comprar remedios y quienes podemos seguir viviendo.

En la última reunión que tuvimos con el secretario de Gobierno Martín Chávez, quienes a sus treinta tantos años, le pareció importante mencionarnos que era un militante desde los 5 años y que sabía de acciones políticas. Le aclaramos que nosotros no somos militantes, no nos interesa su historia de militantes, hoy son gobierno y deben gobernar para todos, nosotros no tenemos intereses políticos ni partidarios en nuestro reclamo. Nosotros somos jubilados, trabajamos más de la mitad de nuestras vidas. Aportamos cada mes de cada año de trabajo a la Caja de Previsión Social y a la CSS., Para qué? Para tener una jubilación tranquila y tener el servicio de salud que a nuestra edad la necesitamos más que nunca.

¿Es tan difícil de entender y respetar eso?. Parece que si.

 “Cargamos en la mochila la historia personal de cada uno, con las inclemencias del tiempo de nuestra tierra que supo ser más dura y que pagamos, hace 30, 40 , 50 años atrás siempre nos cobra alguna factura en la salud,

En estos meses acampando en la calle nos hemos enfermado y nos hemos recuperado y hemos regresado una y otra vez al acampe con nuestros compañeros compartimos cada día historias de vida, de nacimientos, y de muertes, lloramos y reímos, estamos cansados de tanto manoseo y de tantas mentiras, queremos por parte de quienes nos gobiernan credibilidad, transparencia y aptitud, para ejercer sus cargos.

Esto somos señores, reclamamos y exigimos respeto por nuestra historia de vida, por nuestra historia de trabajo, son nuestros legítimos derechos y no vamos a resignarlos hagan lo que hagan con nosotros.

Acá estamos y acá nos quedamos, seguiremos al igual que muchos clamando por salud, educación, justicia, y salario. Durante estos 110 días no nos han podido robar la esperanza de vivir en una sociedad donde podamos soñar un presente y un futuro más digno.

Desde la 00:00 horas de cada nuevo día se respira humo y lucha, resistiendo el abandono de un gobierno que no perdona que nos hayamos puesto de pié.

Hemos perdido nuestra vida normal pero sabemos que la vamos a recuperar con el orgullo que da el saber que ¡“algo hicimos”!.

Los invitamos que se acerquen que nos conozcan siempre habrá algún mate para compartir y gracias por estar.

También podría gustarte