Una batalla a “Full”

En la mañana de ayer un grupo numeroso de personas que se encontraban en el local de comidas que posee la estación de Servicio “Don Francisco”, sobre la Av. San Martín, comenzaron a discutir, aunque no se sabe bien porqué, presumiéndose por un tema futbolístico y enseguida se inició una contienda que finalizó con la aprehensión de los sobresaltados.

No eran las 7 de la mañana cuando dos grupos de personas, todos hombres, mayores de 40 años, ingresaron al local comercial, conocido como la Full, que se encuentra en el predio de la estación de Servicio, “Don Francisco”, para beber y compartir un momento entre amigos. Al parecer pertenecerían a dos equipos de la liga de los barrios. Hasta ese momento, pocos podrían pensar como terminaría esta reunión, ya que en el local estaban dos grupos nutridos de personas. Al poco tiempo, palabras van, palabras vienen, se fue levantando el tono de la discusión y pasó lo que no debía ocurrir. Se habrían desconocido, o tal vez la controversia se extralimitó y comenzaron las agresiones, verbales en un principio y enseguida los enfrentamientos a golpes de puño. Por un instante, el hecho resultó muy semejante a la parodia que hacen los muchachos de “Sin Codificar”, donde inclusive dicen “se tiran con de todo”. Casi literal, nada quedó en pie en el mencionado local, todo se aprovechó para agredirse, volaron sillas, mesas, botellas, chocolates, pastillas, las góndolas, se rompieron los vidrios de la puerta principal, hubo personas cortadas, inclusive, sangre se encontró en el piso del interior del local, un caos.

“Un verdadero desastre”, decía una de las empleadas que escuchaban y en algún caso veían, horrorizadas lo que estaba pasando y el peligro que era para ellas mismas. Una película de terror para esas chicas, que resultaron ser convidados de piedra de un hecho, en el cual, ellas, no tenían absolutamente nada que ver.

Alertada la policía, llega al lugar en un número importante de efectivos y tratan de calmar a los sujetos que se encontraban envueltos en ira, nerviosismo y fuera de sí. Pero la furia de los desaforados ciudadanos, fue más allá, y hasta le habrían pegado a una brigada, quien a la postre habría resultado con heridas de carácter leves.

El personal policial, perteneciente a la comisaría Seccional Primera e integrantes del Comando Radioeléctrico, pudieron constatar los daños causados al negocio y consecuentemente proceder a calmar a los desmedidos pobladores.

Una vez que se logró aplacar a los sujetos se procedió a demorar a los partícipes de tan feroz contienda y remitirlos a la Seccional, aprovechando la situación algunos intentaron escapar. En ese momento, uno de los individuos que tenía su vehículo estacionado, intentó salir con él, hecho que fue malogrado ya que atrás de su auto Volkswagen Bora, estaba en forma perpendicular, estacionado un móvil policial, al cual abolló. Por lo tanto, salió del rodado permitiendo que se los traslade hasta la comisaría.

Foto (mv)

Cabe mencionar que producto de los golpes y del forcejeo que hubo en el interior del negocio y como dijéramos se rompieron los vidrios de la puerta, ocasionando el corte en una mano de uno de los sujetos y otro estaba con el brazo muy hinchado, ambas personas fueron llevados al hospital para que se les practiquen las curaciones respectivas.

Intervino el juzgado de Instrucción Nº 1, a cargo de la Dra. Marcela Quintana, quien dispuso que una vez cumplidos los plazos legales, los hombres fijen domicilio y se retiren a sus respectivos domicilios. El último de los perturbados se retiró de la comisaría pasadas las 14:15 horas. Asimismo, el juzgado ordenó el secuestro del vehículo marca Volkswagen Bora que en retroceso chocó contra un patrullero.

También podría gustarte