Proyectan vender el mítico Luna Park para construir oficinas

El Arzobispado de Buenos Aires, administrador del mítico estadio de Corrientes y Bouchard, quiere venderlo. La decisión cobró fuerza en los últimos meses, luego de que un grupo inversor europeo entablara negociaciones con sus actuales dueños, publicó el sábado pasado Perfil.

El grupo inversor planea construir en el lugar un edificio de oficinas y el valor de venta podría llegar a los US$ 45 millones, calculados tomando el valor de incidencia de US$ 1.500 el metro cuadrado que rige en la zona del Bajo porteño.

El plan apunta a erigir en ese predio un edificio de 30 mil metros cuadrados que tendría entre 15 y 20 pisos de altura. La cantidad de pisos se relaciona con la altura del CCK, límite de la edificación en alto vigente para esa parte de la Ciudad.

Pero más allá del proyecto en cuestión, éste deberá ser autorizado por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, que depende de la Secretaría de Cultura de la Nación, ya que en 2007 el Luna Park fue declarado monumento histórico nacional.

Para sortear este escollo, los desarrolladores ya analizan dos alternativas a la hora de encarar su posible construcción. Una sería mantener en pie las cuatro fachadas del Luna Park, es decir, las de Corrientes, Bouchard, Lavalle y Madero, y levantar la torre en el centro. Algo similar a lo que se hizo con el edificio de Telefónica Argentina que está en Azopardo al 700.

La otra alternativa que se baraja, en tanto, apunta a erigir el inmueble sobre la estructura del estadio. Además de ese permiso, la operación deberá contar con el visto bueno del Vaticano, dado que el Luna Park forma parte del patrimonio edilicio del Arzobispado de Buenos Aires.

Desde fines de 2013, la Iglesia católica administra el 100% del paquete accionario del Luna Park. Ernestina Devecchi, tía de Tito Lectoure y dueña de las acciones, legó el 95% de éstas mediante su testamento a Cáritas Argentina y a la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco. Pocos meses después de la muerte de Ernestina, el Arzobispado de Buenos Aires adquirió el 5% restante, que estaba en manos de la familia de Juan Carlos “Tito” Lectoure, representado por su sobrino Esteban Livera.

“Las opciones que teníamos eran dos. Desprendernos de esas acciones o entablar una batalla legal contra la Iglesia, que sabíamos que iba a ser casi imposible ganar”, afirmó el ex adscripto a la gerencia del Luna. Todo se resolvió luego de una serie de idas y vueltas entre los socios minoritarios y la Iglesia, en la que intervino hasta la Inspección General de Justicia.

Ernestina no tenía descendientes y falleció el 9 de febrero de 2013, tras una larga enfermedad.

“No estoy al tanto del proyecto, pero no me llama la atención que la Iglesia quiera vender el Luna Park. No es una empresa que dé plata, al contrario. Imagino que muchas veces tuvieron que desembolsar dinero para mantener su funcionamiento”, asegura Esteban Livera, último referente de la familia Lectoure en trabajar en el tradicional estadio porteño.

Tras su polémico alejamiento de la mítica empresa familiar, envuelta en una disputa con los socios mayoritarios y el apoderado de Devecchi que incluyó hasta una denuncia penal, Livera habló con el diario Perfil: “Desde que me echaron del Luna, no tuve más contacto con nadie de allí. De todas maneras, no creo que sea fácil venderlo ya que es monumento histórico nacional y eso juega en contra de posibles negocios. Lo único que espero es que no lo demuelan, sería una pena”, agregó, consternado, el sobrino directo del principal referente del lugar, Tito Lectoure. Su madre era la hermana menor del empresario fallecido en 2002.

Instalado desde hace unos meses en un campo de su propiedad, Livera tiene gratos recuerdos de los momentos vividos en el Luna Park junto a su tío y a Ernestina. “Entré como aprendiz de todo, bien de abajo, y terminé como coordinador de todas las actividades que se llevaban a cabo allí”, contó el joven empresario.

“Fueron años de mucho trabajo. De ganancias, pero también de pérdidas. A pesar del imaginario de la gente, el Luna no es una mina de oro. Parece, pero no lo es”, aseguró.

(Telefe Noticias)

También podría gustarte