Cerrarán el zoo porteño por dos años desde mañana

Mañana se cerrará al público el zoo porteño para reabrir sus puertas dentro de dos años, cuando la promesa del ecoparque empiece a tomar forma. Durante este tiempo, se avanzará con obras en los dos extremos del predio para crear más espacios verdes y recuperar edificios de valor histórico que albergarán actividades culturales, de investigación y consumo responsable. Mientras duren los trabajos, algunos animales deberán ser reubicados dentro del mismo zoo.

Mañana se cerrará al público el Zoo porteño, para reabrir sus puertas dentro de dos años, cuando la promesa del ecoparque empiece a tomar forma. Durante este tiempo, se avanzará con obras en los dos extremos del predio para crear más espacios verdes y recuperar edificios de valor histórico, que albergarán actividades culturales, de investigación y consumo responsable. Mientras duren los trabajos, algunos animales deberán ser reubicados dentro del mismo zoo.

En forma paralela, continuará la derivación de los ejemplares que puedan ser trasladados a santuarios y reservas para liberarlos del cautiverio, la gran deuda pendiente del anuncio realizado hace un año. Esta primera etapa de tareas también prevé mejoras en los recintos de los animales.

Las obras arrancarán en las márgenes sobre la Avenida del Libertador y frente a la plaza Italia, donde hay menos concentración de ejemplares. Cerca del cruce de Las Heras y Sarmiento viven actualmente seis osos (dos pardos y cuatro de anteojos) y funciona el serpentario; en la otra punta están los tres chimpancés y la orangutana Sandra, declarada por la Justicia persona no humana.

Cuando a mediados de 2018 avance la segunda parte de los trabajos de transformación, los especialistas esperan haber derivado a todos los animales próximos a los sectores intervenidos. Los osos y Sandra, por ejemplo, serán derivados a nuevos destinos; por la orangutana hay conversaciones con un santuario norteamericano.

Para los chimpancés y las serpientes se planea una derivación dentro del predio, explicó Manuel Pascual, jefe de gabinete del ecoparque. El grupo de primates no puede ser por ahora derivado afuera porque uno de ellos, Martín, es de edad avanzada y se prioriza la unión familiar del grupo. De todas maneras, aclaró el funcionario, todos los movimientos dependerán de las condiciones de los animales. “Cada pliego de obra tiene un anexo sobre bienestar animal”, agregó Rodrigo Fariña, gerente de Conservación.

(La Nación)

También podría gustarte