Jaitt pidió la nulidad del caso Latorre, pero le metieron otra denuncia

Fuera de sí. Natacha Jaitt atraviesa los peores días de su vida. Deprimida, sin trabajo y preocupada por cómo afecta el escándalo a su hijo de 11 años, la mediática pidió la “nulidad” de toda la causa en su contra por el presunto delito de “coacción” iniciada por el ex futbolista Diego Latorre.

Sus abogados, Andrés Rabinovich y Leonardo Martínez Herrero, solicitaron la invalidez de la denuncia original y de todo lo actuado en consecuencia, ante lo cual el juez de instrucción subrogante Rodolfo Cresseri decidió abrir un “incidente” para resolver. Al mismo tiempo, el juez ordenó peritar todo el material secuestrado durante el allanamiento realizado en la casa de Jaitt.

Las medida apuntan a “precisar la cronología de los hechos y determinar si efectivamente Natacha Jaitt contaba con material confidencial e íntimo de diego Fernando Latorre que pudiera ser utilizado en el chantaje que se investiga”.

En consecuencia, pidió a la División Defraudaciones y Estafas de la Policía Federal Argentina, que con la colaboración de la División Apoyo Tecnológico Judicial, “proceda a la apertura de todo el material secuestrado en el allanamiento”. Ello incluye “todos los posteos, tuits, mails, mensajes escritos o de audio que sean de interés para la causa”, especialmente.

Las medidas apuntan a “precisar la cronología de los hechos y determinar si efectivamente Natacha Jaitt contaba con material confidencial e íntimo de Diego Latorre, que pudiera ser utilizado en el chantaje que se investiga”.

Además, el juez también ordenó “establecer si existen documentos de texto que hagan alusión a algún convenio de confidencialidad a la maniobra investigada en general”. Por esto mismo, Cresseri advirtió a los investigadores que “deberán guardar reserva de todo cuanto conocieren con motivo de su actuación”.

DENUNCIADA

El viernes pasado, tras la conferencia de prensa que brindó la morocha en el marco del allanamiento que se produjo en su casa, la mediática protagonizó un escándalo en la calle y terminó pegándole un cachetazo a Pablo Costas, notero del programa Implacables.

Al día siguiente el periodista denunció por violencia contra la mediática. “La pasé muy mal y por las dudas hice la denuncia en la comisaría. Quería despegarme un poco del tema, pero sentí que tenía que hacerlo”, sostuvo en diálogo con Clarín.

(BinBang News)

También podría gustarte