Matanza de canes por falta de políticas públicas

En el día de ayer se conoció que fueron envenenados más de 10 perros y pajaritos en el B° Del Carmen de Río Gallegos, más precisamente en las inmediaciones de las calles Reconquista y French. Posteriormente, y por medio de las redes sociales, salían a luz hechos de envenenamiento similares en las localidades de Piedra Buena y Gobernador Gregores, en esta última, se produjo además el descuartizamiento de un can.

Estos aberrantes hechos se producen en un contexto de ajuste en políticas públicas, en donde los municipios no atienden ni brindan las soluciones adecuadas frente al problema de la sobrepoblación animal.

Históricamente, ha quedado demostrado que la matanza de animales como método para disminuir la población no es ético, ni brinda los resultados esperados debido a que no ataca las causas y por lo tanto, los animales se siguen reproduciendo. Lo que urge, es controlar la reproducción por medio de un programa de castraciones masivas, gratuitas y sostenidas en el tiempo; para esto hablamos de aproximadamente 50 castraciones por día en Río Gallegos, para que la medida tenga efecto.

Ante estos casos reiterados de envenenamiento, que son la consecuencia de la falta de castraciones y de concientización por parte del Estado sobre la población, los municipios no cuentan con médicos forenses para realizar las autopsias pertinentes y posteriormente, no toman medidas preventivas, sobre los efectos residuales que dejan los productos químicos en la zona, siendo estos un peligro potencial para la salud y la vida de los niños.

Desde el Partido Obrero exigimos a los municipios y al gobierno provincial que pongan en marcha un plan de castraciones masivas y gratuitas, financiado por medio de un impuesto a las grandes empresas que operan en cada localidad e inviertan en un plan de prevención y atención de las necesidades de los animales, que permita a los vecinos vivir en un ambiente sano.

También podría gustarte