Tres empresas interesadas en las obras del desagüe pluvial de Río Gallegos

Una noticia muy esperada por los vecinos de Río Gallegos, es el mejoramiento de los desagües pluviales. Se trata de una obra que requiere de una inversión histórica para la ciudad capital y que en esta primera etapa resolvería el 40% de los problemas de anegamiento en épocas de precipitaciones.

Hoy, en el despacho del intendente Roberto Giubetich, en compañía del subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartua y de los equipos técnicos de ambos estamentos, se llevó adelante la apertura de sobres de las tres empresas interesadas en llevar adelante esta importante obra.

“Hace 10 años que la estamos esperando y hace más del doble, peleamos para que se concrete”, dijo el jefe comunal al narrar la gestiones que desde hace años se realizan para resolver una de las problemáticas más importantes que tiene esta ciudad en materia e infraestructura urbana.

“Hoy, luego haber firmado el convenio con el Gobierno Nacional, en la persona del Subsecretario de Recursos Hídricos, se logra el financiamiento de una obra que, en una primera etapa nos resolverá casi 40% de la zona centro en cuanto a los desagües pluviales. Esto significa, a precio de agosto de 2016, una inversión cercana a los 214 millones de pesos. Es una gran satisfacción pensar en que habremos resuelto parte de esos problemas” , dijo Giubetich.

El intendente informó además que “junto al Gobierno Nacional hemos avanzado en la segunda etapa de este proyecto, que es pluvial de la Cuenca Fitz Roy y que tenemos previsto concretar en los primeros meses del 2018, para resolver el otro 30% del las redes pluviales de la zona centro de la ciudad”, indicó.

Cabe señalar que estas obras, serán de suma importancia por la envergadura del trabajo a realizar, ya que se reconstruirá y ampliará sustancialmente la capacidad en el sistema integral de desagües de la zona céntrica, lo que beneficiará la calidad de vida de los vecinos de la ciudad.

Por su parte, el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartua, destacó la importancia de financiar obras de esta envergadura en el interior del país. “Desde el Gobierno Nacional, el presidente Mauricio Macri, ha definido prioridades en relación a las obras que mejoran la calidad de vida de los argentinos y esto es un excelente ejemplo de ello. Argentina tiene un déficit de infraestructura muy importante y las necesidades pasan por obras estructurales de largo plazo. Este tipo de obras han sido relegadas en el tiempo porque no son visibles. Argentina tiene un 50% de sus habitantes sin cloacas. Por ejemplo, el 100% de los chilenos las tienen.

Lo mismo pasa con las plantas de tratamiento y las plantas potabilizadoras de agua, son obras grandes que no se ven y por ello no han sido priorizadas. Hoy la Argentina tiene un cronograma muy importante en el marco del Plan Nacional del Agua para llevar adelante este tipo de obras que han sido consideradas sin crédito político, pero muy por el contrario, resuelven problemas concretos de la gente, de su calidad de vida.

Sobre los pluviales

La obra consiste en el mejoramiento del desagüe pluvial cuenca Sarmiento, a través del agregado de nuevos conductos que varían en tamaño, según la zona y necesidad. Cabe aclarar que el trabajo conlleva la división de las cuencas pluviales y cloacales del sector, por lo que las obras complementarias serán de importancia, por la envergadura del trabajo a realizar.

Este pluvial tomará aguas que hoy son enviadas a la red cloacal, generando por ello un mayor caudal en los conductos. A través de esta tarea, y al separarse ambos conductos, se va a alivianar el volumen de los cloacales que salen a la colectora y así permitirá que los desagües céntricos estén más limpios.

Esta cuenca tiene un importante grado de complejidad, ya que no presenta una red de drenaje consolidada, por lo que la empresa adjudicataria deberá prever equipos e infraestructura especifica.

En principio, esta obra insumirá más de 213 millones de pesos, y se estipula que las tareas comiencen a principios del mes de octubre. La obra llevará más de 15 meses de ejecución, y puede resultar engorrosa, ya que habrá que cortar calles y romper pavimento, pero permitirá mejoras significativas para la calidad de vida de los vecinos, ya que se solucionan con ella los problemas de inundación.

También podría gustarte