“¡Se va a acabar el mundo!”: luego del sismo, el otro temor de las autoridades mexicanas

“Ante el rumor de un sismo, ¡infórmate!”. Luego del devastador terremoto que golpeó varios estados de México, las autoridades del gobierno del país intentan llevar calma a la ciudadanía, teniendo en cuenta la sensibilidad y la conmoción generada por las pérdidas humanas y materiales.

Es por eso que en las últimas horas desde el Gobierno de México lanzaron una campaña relámpago para que los habitantes de las distintas ciudades no atiendan los rumores que corren como pólvora entre las personas. “¿Qué hacer ante los rumores?”, señala una infografía que lleva el sello de la Secretaría de Gobernación y del Sistema Nacional de Protección Civil.

“Los sismos no se pueden predecir ni con los desarrollos científicos más actuales. Por eso, si escucha que ‘se va a acabar el mundo’, no hagas caso, no propagues estos rumores, infórmate y consulta fuentes oficiales y espacializadas”, indica el afiche que fue difundido ampliamente luego del terremoto de 7.1 grados en la escala Richter.

El temor que se comiencen a difundir rumores y trascendidos infundados sobre posibles réplicas o nuevos movimientos sísmicos radica en el pánico descontrolado que podría provocar en la población, acostumbrada a las catástrofes naturales, pero aún conmovida por el reciente hecho.

“¡Recuerda! No existe persona o institución capaz de predecir la fecha, hora, lugar e intensidad de un futuro sismo”, añade el cartel. Además de estas advertencias gráficas, también recomienda diversos puntos a tener en cuenta tras el temblor.

“No te espantes, analiza la información y consulta a expertos e instituciones”; “utiliza responsablemente las redes sociales”; “atiende sólo la información que provenga de fuentes oficiales, ya que está basada en evidencias científicas” y por último “infórmate y practica las medidas de prevención y autoprotección que difunden las autoridades de protección civil”.

Al momento del cierre de esta nota, al menos 119 personas habían perdido su vida como consecuencia del terremoto. El grueso de las víctimas se había producido en el estado de Morelos, mientras que otras eran de Ciudad de México y Puebla, principalmente.

 

(Infobae)

También podría gustarte