Mal provecho para la familia Kirchner en Río Gallegos

La senadora electa Cristina Kirchner asistió ayer al bautismo de sus nietos y almorzó en un restaurante céntrico de Río Gallegos. La ex mandataria fue escrachada junto al diputado Máximo Kirchner, la ministra de salud provincial Rocío García y el el juez Marcelo Bersanelli.

La ex presidenta ingresó a la Parroquia San Juan Bosco poco después de las 12 y permaneció unos diez minutos más luego de que el párroco Miguel Robledo bautizó a Néstor Ivan (4) y Emilia (1), los hijos de su primogénito, el diputado nacional Máximo Kirchner, y de la ministra de Salud de la provincia, Rocío García.

De inmediato, toda la familia se dirigió al restaurante -ubicado frente a la iglesia, en las calles Jofré de Loayza y Kirchner- para almorzar durante unas dos horas.

El ex gobernador interino y consuegro de la ex mandataria, Héctor Marcelino García, también compartió la mesa familiar, y también lo hicieron sus otras hijas (entre ellas la senadora Virginia María García), y su yerno, el juez Marcelo Bersanelli.
Un adolescente posó en una foto junto a la ex primera mandataria; pero no le dijo que era el nieto del diputado provincial justicialista Orlando Stirneman, fallecido dos días antes que Néstor Kirchner y quien mantuvo distancia política con el ex presidente.

Cristina se retiró por la puerta de atrás sin hacer declaraciones y bajo la atenta mirada de sus custodios. En ese momento, algunas mujeres que se acercaron al lugar le gritaron “chorra” y le reclamaron “devolvé la plata”.

El auto que la transportó y las camionetas de custodia se dirigieron luego hacia su domicilio particular, ubicado en la calle Mascarello de esta ciudad, donde permanece desde anoche tras haber volado desde la ciudad de Buenos Aires.

(La Tecla Patagonía)

También podría gustarte