Hunga Tonga, la isla volcánica que desaparecerá en unos años

En el 2014 el estallido de un volcán submarino en el Pacífico Sur dio origen un año más tarde a una isla, con una cumbre de 120 metros, entre otras dos islas, visibles para los satélites en el espacio.

Se formó tras una violenta corriente de vapor, cenizas y rocas al aire y los expertos la llamaron Hunga Tonga. Aunque pronosticaron que tendría poco tiempo de vida, probablemente algunos meses, ahora la NADA especula que podría sobrevivir entre seis y 30 años.

Se trata de la primera isla de este tipo en erupcionar y persistir en la era de los satélites modernos.

Esta isla ofrece a los científicos una visión sin precedentes desde el espacio de sus primeros años de vida y evolución. “Las islas volcánicas son algunos de los accidentes geográficos más simples que se pueden crear”, explicó Jim Garvin, científico en jefe del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland, uno de los responsables del estudio.

La isla de Hunga Tonga es, en los últimos 150 años, la tercera isla volcánica surtseyan (un tipo de erupción en el que entra en contacto un magma muy caliente con el agua) en surgir y persistir durante más de unos meses. Surtsey es una isla que comenzó a formarse durante un tipo similar de erupción marina explosiva en la costa de Islandia en 1963.

Desde que se creó la isla de Hunga Tonga, fue monitorizada por satélites de alta resolución equipados con sensores ópticos y radar que atraviesan las nubes.

El equipo calculó dos escenarios potenciales sobre su duración. El primero es un caso de erosión acelerada por la abrasión de las olas, que desestabilizaría el cono de piedra caliza en seis o siete años, dejando solo un puente de tierra entre las dos islas adyacentes más antiguas. El segundo escenario supone una tasa de erosión más lenta, que deja el cono de piedra caliza intacto durante aproximadamente 25-30 años.

Los cambios más dramáticos que sufrió la isla ocurrieron en sus primeros seis meses. Inicialmente, la nueva isla era relativamente oval y estaba unida a su isla vecina al oeste. Sin embargo, en abril, el análisis de las imágenes satelitales descubrió que su forma había cambiado drásticamente.

Telefe Noticias

También podría gustarte