Natalia Tolay: “Me sacan de la policía por hacer las cosas bien”

Ayer tras haber sido notificada de su cesantía en Río Turbio, la agente de policía de la provincia de Santa Cruz, Natalia Tolay (35), arribó a la ciudad capital con la firme decisión de entrevistarse con la gobernadora Alicia Kirchner. El caso Tolay es conocido públicamente por ser una mujer víctima de violencia física y psicológica de su ex pareja sumado a una persecución dentro de la Fuerza de seguridad.

La mujer tras haber recibido esa noticia salió desesperada de Río Turbio ya que ésta situación de perder el trabajo la devastaría, no sólo porque se trataría de una maniobra totalmente injusta sino que al ser el único sostén de cuatro hijos menores de 1, 9, 13 y 16 años arruinaría su vida familiar.

Ella, no se irá de Río Gallegos hasta hablar con la primera mandataria santacruceña por lo que se hará presente todo el tiempo que sea necesario en Casa de Gobierno.

Natalia Tolay, bajo sollozos y una voz quebrada por el lógico marco de nerviosismo, dialogó con www.santacruzenelmundo.com y apuntó “que fui notificada de una cesantía bajo un decreto establecido y donde aluden a que tengo una causa de hurto de la cual aún no fui juzgada, ni hay sentencia firme ni presté declaraciones nada de eso pasó. Recién hoy sé que están citando a algunas partes. Por eso no entiendo el motivo de que me saquen mi trabajo”.

Igualmente, Tolay agregó que “estuve junto a mi abogada en Jefatura para que me atendiera el jefe José Luis Cortes pero no me recibió incluso me mandaron a la dirección de Recursos Humanos y trataron de que firmara la notificación de cesantía, cuando yo ya la había firmado y ni siquiera sabían acá. Aparte salieron con otras cosas y nosotras directamente salimos de la oficina porque no era lo que en un principio nos habían dicho. Aparte, toda esta situación la viví junto a una secretaria de Lorena Beltrán (secretaria de Estado de las Mujeres), a quien no la dejaron entrar con nosotras a la oficina y la sacaron a gritos”.

“Quiero que la gobernadora me escuche o incluso que me dé un traslado porque yo hice las cosas bien, es injusto que me echen por denunciar a jefes corruptos, maltratadores y abusadores de poder”, pidió al borde del llanto e incluso “traje una carpa y voy a instalarme en Casa de Gobierno, hoy no tengo donde dormir. Ayer, Desarrollo me dio alojamiento por una noche”.

Graves sucesos

Natalia Tolay presta servicios en la subcomisaría Cabo Primero Casas “y en el año 2015 denuncié a los comisarios Castro y Matus por abuso de autoridad y Hostigamiento y Persecución”, a lo que agregó “lo último que pasó fue el año pasado que me quisieron cesantear a base de gritos estando embarazada dentro de una oficina de la comisaría”.

Ella detalló: “Fui víctima de violencia de género por parte de mi primera ex pareja que me golpeaba brutalmente, él se cansó de hostigarme con las redes sociales, creaba Facebook truchos y publicaba cosas horrendas mías, me acusaba de ladrona, prostituta, de tener una enfermedad contagiosa. También que salía a robar con un remis, porque igual trabajaba en eso, y por eso me adjudicaron una causa de hurto en el supermercado La Anónima, con lo que me iniciaron diferentes actuaciones administrativas, que recibieron sobreseimiento por parte de la Justicia. La única que falta es ésa de la sospecha del hurto, donde por venir a Río Gallegos, no pude ir a declarar como estaba dispuesto”.

“Otro hecho –recordó- fue que cuando mi ex pareja me pegaba, le avisaba a mis superiores y se burlaban de mí, tanto el subcomisario Castro como todos los compañeros, que eran hombres, me negó la carpeta médica y cuando conseguí custodia también se reían de ver a una agente con vigilancia policial, lo tomaban como broma”.

“Me negaban los permisos y eran constantes las acciones despectivas y denigrantes, por lo que tuve que tomar una carpeta psicológica y fue peor, allí el comisario Matus mandaba a otros policías a amedrentarme, entraron a mi casa cuando no estaba o incluso cuando mi hijo mayor que tenía 10 años, lo agarraron afuera de mi casa e intentaron requisar sin motivo, yo denuncié todo a la Justicia y nunca me llamaron todo quedó en la nada, fueron hechos muy penosos y duros lo que viví”, admitió la policía.

Tolay subrayó finalmente “guardé constancias de las denuncias y de los certificados médicos, tengo testigos, mis vecinos me avalan, constancias de la Justicia de sobreseimiento pero ahora soy yo la que pierde el trabajo”.

También podría gustarte