Centurión, una vez más, entre el cielo y el infierno

El Chacho Coudet le renovó el crédito como titular y, en la visita a Belgrano en Barrio Alberdi, tuvo un arranque positivo con un bonito gol para el primer empate, mandó el centro del segundo y se destacó con varios pases muy bien aceitados como uno de los más lúcidos de Racing.

Ricardo Centurión parecía recuperarse, una vez más, de las andanzas que opacan su brillantez dentro del campo.

Pero cuando faltaban muy pocos minutos para el final, molesto con el árbitro por un par de faltas que no le habían cobrado, se fue expulsado de manera infantil y reprochable.

Protestó de manera airada y Germán Delfino le mostró la tarjeta amarilla.

Siguió con sus quejas pese a que el árbitro, según se pudo leer en sus labios, le recomendó varias veces: “Calmate, calmate, calmate”.

Pero hubo un último improperio que colmó la paciencia del juez, segunda amonestación y expulsión que dejó a Racing con diez en el tramo final del juego (con el descuento fueron siete minutos más) y que, además, lo dejará afuera del partido de la próxima fecha frente a River.

Si bien Racing empieza a pensar principalmente en la Copa Libertadores (juega el martes en Santiago ante la Universidad de Chile), su andar en la Superliga no le permite aflojar el paso pensando en la clasificación para la próxima edición del torneo continental.

Una postal de su actualidad: pintaba para el héroe del partido y terminó, otra vez, como el villano.

Diario Popular

También podría gustarte