Realizarán auditorias y estudios de impacto ambiental en el actual vaciadero como en el nuevo predio

El intendente de Río Gallegos, Ing. Roberto Giubetich y el decano de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Arq. Guillermo Melgarejo, rubricaron esta tarde dos actas acuerdo, para la realización de auditorías y estudios de impacto ambiental en el actual Vaciadero y en el predio donde estará ubicado el nuevo vertedero de la ciudad.

En la primera de las actas, se conviene la realización de una auditoría de impacto ambiental y plan de cierre, saneamiento y recomposición del actual vaciadero municipal de residuos sólidos urbanos. En el segundo caso, se solicitó la realización de un manifiesto de Impacto Ambiental y el correspondiente estudio -ambos requeridos por Ley Provincial N° 2658- para el nuevo repositorio de residuos, ubicado camino a Punta Loyola.

Estuvieron presentes además en el despacho del intendente, los secretarios de Gobierno, Jorge Caminiti, de Obras Públicas Paulo Croppi, de Coordinación Ejecutiva, Fabián Pérez y de Hacienda, Leandro Fadul.

De esta manera, la Casa de Altos Estudios se comprometió a conformar un equipo de profesionales de la Unidad Académica Río Gallegos, de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral y de las Instituciones que pudieran aportar información sustancial sobre la problemática a tratar, para dar cumplimiento a la tarea encomendada.

El decano de la UARG, Guillermo Melgarejo sostuvo que “tras esta firma, comienzan a concretarse los trabajos. Si bien ya tenemos adelantado varias labores, los especialistas avanzarán con el actual vaciadero”.

Comentó que “son dos equipos que trabajarán paralelamente en ambos predios. En el caso del vaciadero actual, se hará una auditoria, un plan de cierre y remediación. Debemos señalar que este predio funcionará como planta de transferencia al nuevo vaciadero”.

Sobre la importancia de este convenio, el intendente Roberto Giubetich destacó que “es un paso más para resolver un problema que nuestra ciudad tiene desde hace casi dos décadas. El crecimiento poblacional ha provocado que haya vecinos pegados al actual basural. El humo contamina y perjudica a los vecinos cercanos, queremos dejar de dañar el medio ambiente, con esta política de enterrar la basura sin ningún tipo de tratamiento”.

En este sentido comentó que “ya hemos avanzado en la compra de la prensa compactadora y enfardadora. Estamos en el proceso de la obra civil para instalar la planta, se está tramitando la licitación para poder trasladar los fardos y poder operar la carga y descarga, y se licitarán las tareas para terminar las obras de vallado perimetral y puesta en funcionamiento del nuevo predio. Confiamos en que en los próximos nueve meses podamos hacer la disposición final de los residuos sólidos urbanos en el nuevo lugar”.

Para finalizar, el jefe comunal indicó que “el objetivo que se impuso esta gestión es resolver los problemas más importantes de la ciudad para los próximos 20 o 25 años. Uno de ellos son los pluviales y por otro lado el traslado del vaciadero. Son dos obras importantes para la ciudad y para la calidad de vida de los vecinos”.

También podría gustarte